Voluntariado de personas con diversidad funcional

Cada vez son más las organizaciones que trabajan con personas con discapacidad y buscan voluntarios que les ayuden a promover la accesibilidad y la inclusión de estas personas. Hay diversas formas de colaborar para que las personas con diversidad funcional se sientan plenamente integradas en la sociedad, y una opción para hacerlo puede ser mediante un voluntariado.

¿Cómo puedo ayudar?

  • Acompañamiento y apoyo: A veces la opción más sencilla es la más acertada. Ya que las personas solo necesitamos del cariño y el trato de otras personas. Por ejemplo, acompañándoles al parque, a hacer actividades dirigidas, o simplemente escuchándoles y dándoles cariño.
  • Actividades de ocio y tiempo libre: Las asociaciones realizan diversas actividades de tiempo libre como talleres, actividades plásticas y musicales, salidas, visitas guiadas y otras labores por el estilo. En muchas ocasiones las organizaciones no pueden realizar todas las actividades que les gustaría por falta de voluntarios que puedan dirigir y acompañar a las personas con discapacidad.
  • Enseñanza: Otra de las opciones es introducirse en el ámbito académico y de apoyo. Ayudarles con los deberes, dar pequeñas lecciones o simplemente repasar lo que han aprendido con anterioridad. Puede ayudar mucho a las personas con discapacidad, además de que para ellos será mucho más divertido con la compañía de un voluntario.
  • Trabajos administrativos: Las asociaciones tienen demasiado papeleo. Se debe tener en cuenta que la mayoría de sus miembros están en ellas de forma voluntaria. Por lo tanto, no siempre tienen el tiempo suficiente para invertir en ella. Así que otra buena opción es la de ayudar en los trámites administrativos. Por ejemplo, atendiendo llamadas, revisando los registros, promocionando la asociación, etc.
  • Respiro familiar: El acompañamiento en el ámbito familiar también es importante. Ya que quizá en algún momento dado la familia de la persona con discapacidad tenga que viajar o realizar alguna acción en la que no pueda estar del todo pendiente de ella. Por lo tanto, ofrecerse como voluntario “familiar” es otra gran opción. Asimismo, la compañía de otra persona en su ámbito cotidiano, puede ser de gran ayuda para su autoestima.

Ponte en contacto con la Asociación más cercana y pregúntales que puedes hacer por ellos. Dónde necesitan más refuerzos y qué es lo que mejor sabes hacer. Aunque quieras ayudar, debes tener en cuenta también cuáles son tus capacidades y limitaciones, así como el tiempo del que dispones.

¿Quieres conocer la silla de ruedas de transferencia “Kahlo”?

En ROIS Medical hemos diseñado un producto de apoyo que sirve para hacer de forma mucho más cómoda y sencilla las transferencias de una persona con movilidad reducida. La silla de ruedas “Kahlo” lleva incorporado un sistema grúa que facilita la tarea del cuidador, favoreciendo su salud y la de la persona dependiente.

Leer más artículos como este:

-La educación inclusiva es fundamental para conseguir la igualdad laboral

-Tips para principiantes en silla de ruedas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *