Visitar el Machu Picchu en silla de ruedas ya es posible

Uno de los sitios más visitados en Perú es el Machu Picchu, un antiguo poblado inca, construido antes del S. XV. Ahora, la compañía Wheel The World lo ha hecho accesible para personas con movilidad reducida.

Desafortunadamente, todavía hay muchos lugares que impiden o dificultan su visita a las personas con diversidad funcional. Las barreras arquitectónicas son muchas; desde escaleras hasta pasadizos estrechos, sin contar con que a veces, el transporte que hay para llegar a la zona no está adaptado o es inexistente. Por eso, la compañía Wheel the World ha logrado hacer del Machu Picchu un entorno accesible para que todo el mundo tenga la oportunidad de visitarlo y disfrutar de sus encantos.

Esta compañía de turismo inclusivo está formado por un equipo de ocho personas con y sin discapacidad. La idea nació de organizar un viaje accesible entre amigos a Torres del Paine en la Patagonia Chilena. El equipo quería atravesar uno de los circuitos, pero contaban con el inconveniente de que el lugar no era del todo accesible para su amigo Álvaro, que perdió su movilidad en un accidente de tráfico. Finalmente lo consiguieron y desde entonces, no han parado de transformar rutas y luchar, para que las barreras arquitectónicas no sean un impedimento. Principalmente, trabajan con personas que tienen reducida su movilidad, pero también lo han hecho con personas con discapacidad visual, auditiva o cognitiva.

¿Conoces la primera silla de ruedas del mundo con grúa?

Más información, quiero probarla GRATIS

Para lograr hacer del Machu Picchu un sendero accesible, la compañía tuvo algunos inconvenientes antes de lograrlo, como la situación geográfica de la antigua residencia inca o el elevado precio de las sillas de ruedas. Finalmente, consiguieron vencer estas barreras y encontrar la silla de ruedas trekking perfecta para la actividad. Otra de las claves para recorrer el Machu Picchu es que la compañía pone a disposición del usuario varios guías sin discapacidad que lo acompañan en todo momento. Pero lo más importante es conocer bien el terreno para poder garantizar la seguridad del usuario y anticiparse a posibles peligros.

El equipo de Wheel the world señala que las personas que viajan con ellos pagan lo mismo por una ruta al Machu Picchu que cualquier otra persona sin discapacidad que lo haga con otra compañía diferente. Es decir, el viaje no se encarece a causa de los guías o del material utilizado en sus rutas.

NOTA RECORRIDO EN SILLA DE RUEDAS EN MACCHU PICCHU

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *