Viajar será mucho más fácil con la Tarjeta Europea de Discapacidad

Viajar será mucho más fácil con la Tarjeta Europea de Discapacidad

La Unión Europea está elaborando un sistema de reconocimiento mutuo para crear la Tarjeta Europea de Discapacidad; una herramienta que pretende potenciar los viajes entre Estados, mejorando las condiciones de accesibilidad para que la población pueda viajar en igualdad de condiciones.

El principal problema que afrontan las personas con discapacidad a la hora de viajar es que, en muchas ocasiones, cuando llegan al destino previsto, no se les reconoce la Tarjeta de Discapacidad de su país. Por lo que muchas personas ven limitado su desplazamiento por el continente, y ya ni se plantean hacer un viaje.

Con la Tarjeta Europea se pretende insertar un sistema de reconocimiento mutuo de la condición de discapacidad para facilitar el desplazamiento entre los Estados miembros de la Unión. Una condición que garantizará la igualdad de acceso y determinadas ventajas en diferentes ámbitos: ocio, cultura, deporte y transportes.  

Viajes más cómodos y seguros con la silla de ruedas Kahlo

Descubre qué es lo que hace tan especial a esta silla de ruedas española

Pero este proyecto ya lleva algún tiempo en marcha, ya que, en febrero de 2016, ocho países de la Unión decidieron hacer una fase piloto con la Tarjeta Europea de Discapacidad. Estos países (Bélgica, Chipre, Estonia, Finlandia, Italia, Malta, Eslovenia y Rumanía) fueron seleccionados en 2015 tras una convocatoria de propuesta para apoyar proyectos nacionales sobre una tarjeta europea de discapacidad reconocida por todos, así como los beneficios que aportaría a la sociedad.

La fase piloto se elaboró con un grupo de trabajo, compuesto actualmente por diecisiete países miembros y por organizaciones de la sociedad civil. El grupo es una subvención del Grupo de Alto Nivel sobre Discapacidad.

Sin embargo, la Tarjeta no modifica los criterios o requisitos nacionales de admisibilidad. Por lo que cada Estado miembro se reserva el pleno derecho a decidir quién puede optar a la Tarjeta, aplicando su propia definición de diversidad funcional, así como a decidir por el procedimiento de expedición. Un asunto que todavía podría impedir que esta Tarjeta cumpliera su objetivo: facilitar el acceso de las personas con discapacidad de un país a otro dentro de la Unión Europea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *