Verónica Hipólito dejó atrás 200 tumores y un derrame cerebral para hacer historia

Verónica Hipólito es una velocista que no ha dejado de superar obstáculos en su vida. Y es que, la joven paralímpica ha superado más de 200 tumores y un derrame cerebral.  Con cuatro cirugías a sus espaldas, la medallista paralímpica vuelve a la pista para competir y seguir ampliando su palmarés, donde guarda siete medallas de oro, tres de plata y una de bronce de las competiciones de atletismo adaptado más importantes.

A los 14 años Verónica Hipólito sufrió un derrame cerebral, que le dejó paralizado medio cuerpo. Desde aquel momento su vida cambió. Su padre, justo antes de abandonar el hospital, le dijo: “Cuando salgas de aquí, todo el mundo va a intentar ponerte límites, pero la que va a decidir lo que vas a hacer o no, eres tú… Y aquí estoy yo”, dijo la joven deportista paralímpica.

Los médicos le dijeron que no volvería a andar. Sin embargo, dos años más tarde de abandonar el hospital ganó el título de campeona del mundo de los 200 metros en su categoría. Verónica Hipólito compite en la categoría T38, que corresponde a atletas con discapacidad física derivada de una parálisis cerebral.

En este mismo año, que Verónica Hipólito se alzó con el campeonato del mundo de los 200 metros, regresó su primer tumor cerebral del que se había operado en 2009. Una vez superado el tratamiento y tras retomar los entrenamientos, la joven medallista paralímpica descubrió que padecía poliposis adenomatosa familiar, un síndrome que dejó en su intestino más de doscientos tumores considerados graves. A la vuelta de la esquina estaban los Juegos Parapanamericanos de Toronto de 2015. Verónica Hipólito ganó tres medallas de oro y una de plata a sus 19 años. Se convertía así en la mujer más joven medallista de la competición. Sin embargo, la atleta tuvo que detener de nuevo su carrera tras el campeonato para someterse a una cirugía que le retiró el 90% de su intestino grueso.

Cerca estaban los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro de 2016. El tratamiento de la cirugía retrasó la preparación de Verónica Hipólito, quien, a pesar de todos los obstáculos que le puso la vida en su camino, logró una plata y un bronce en su competición más importante hasta el momento.

En 2017 volvió a descubrir que el tumor de su cerebro no había desaparecido por completo. Por lo tanto, tuvo que volver a frenar la marcha de su carrera para pasar de nuevo por el quirófano. Tras recuperarse, en 2018 los médicos encontraron un nuevo resquicio que necesitó de una nueva operación. En consecuencia, Verónica Hipólito tuvo que detener su carrera durante dos años.

En la actualidad, la atleta ha vuelto a los entrenamientos. Parece increíble pero así es. Ha conseguido dejar atrás todos los obstáculos para volver al sitio que más le gusta, la pista de atletismo. Una verdadera historia de superación, que demuestra que la fuerza de voluntad es capaz de derribar cualquier barrera. “Si no fuera por mi madre y mi padre que siempre me dijeron, que debía dar lo máximo y no dejar que los demás me pusiesen límites, yo ahora estaría en una cama para que me dieran de comer y no habría sido campeona mundial”, señaló Verónica Hipólito en su entrevista a EFE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *