Una terapia devuelve la movilidad a personas con Parkinson

Un tratamiento, diseñado por investigadores canadienses, permite volver a caminar a personas con Parkinson que llevaban años encerradas en casa, sin poder salir a la calle. El profesor Mandar Jog ha sido el principal encargado de diseñar esta terapia que consiste en implantar, por un medio quirúrgico, un dispositivo en el cerebro para restablecer las conexiones neuronales que van del cerebro hasta las extremidades, permitiendo así caminar.

Artículo relacionado: Características, síntomas y tratamiento del Parkinson

El cerebro envía unas instrucciones concretas a las piernas para que estas puedan moverse, y así caminar. Una vez realizado dicho movimiento, las señales deben ser devueltas al cerebro para realizar el siguiente paso. Sin embargo, en las personas con Parkinson, las conexiones neuronales sufren problemas para volver a la parte central del sistema nervioso. Y es aquí donde se produce el problema que hace que algunas personas con Parkinson no puedan caminar. El tratamiento del profesor Mandar Jog pretende reforzar las señales que van desde las extremidades hasta el cerebro, para que las personas puedan caminar con normalidad.

Vídeo silla de ruedas Kahlo

La terapia de estimulación cerebral profunda (DBS, en inglés) ha confirmado ser efectiva en los pacientes que han sido seleccionados por un neurólogo especialista para comprobar la eficacia de dicho tratamiento. Durante el experimento, se comprobó que las áreas encargadas de controlar el movimiento no funcionaban correctamente. Sin embargo, unos meses después de iniciar la terapia, estas áreas estaban restauradas y los pacientes habían conseguido grandes avances para luchar contra la enfermedad. El experimento también comprobó que el tratamiento funcionaba incluso cuando el implante estaba apagado.

El principal beneficio de esta terapia es que las personas que han sido sometidas a ella han estado períodos prolongados de tiempo sin experimentar los característicos síntomas motores (temblor, rigidez, dificultad para realizar movimientos…). Además, la medicación para paliar los síntomas también se reduce. De esta forma, se consigue mejorar su calidad de vida del paciente, obteniendo mayor autonomía y mejorando notablemente su movilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *