Una niña de once años ha sido expulsada de un campamento por tener discapacidad

La madre de Inés, Carolina Gómez, no aceptó que su hija fuera la única que tuviera que dormir con una monitora/ Imagen: Cadena SER

Los padres de una niña de once años han denunciado públicamente a los responsables de un campamento de inglés por discriminar a su hija y echarla del centro por tener un grado de discapacidad del 33%.

Según ha contado la madre de Inés a la Cadena SER, la niña llevaba yéndose de campamento dos años seguidos, y nunca les habían puesto el menor problema por su “discapacidad”. Esta año, los padres de la pequeña pensaron que sería buena idea apuntarla a un campamento de inglés para que la niña mejorase el idioma.

Carolina Gómez se dirigió personalmente a rellenar la matrícula de su hija al campamento situado en Aldeaduero (Salamanca) para comunicar a los monitores el retraso madurativo que tiene Inés. La madre pidió explícitamente que los monitores no dijeran al resto de niños la “situación” de su hija para que Inés no fuera etiquetada por su “discapacidad”. Los responsables del centro, dirigido por la empresa Diverbo, no pusieron ningún problema, afirmando que Inés se lo pasaría genial en el campamento.

La silla de ruedas que cambiará el concepto de movilidad

Pide tu cita y ¡pruébala ya!

Los problemas empezaron la primera noche, cuando los monitores del centro incumplieron su promesa y advirtieron al resto de niños de que tendrían que echarle una mano a Inés por su discapacidad. Fue entonces cuando dos de sus compañeras se negaron a compartir habitación con ella. Los padres de estas niñas fueron los que se quejaron a los monitores de la escuela de verano, alegando que no era “justo” que sus hijas tuvieran que dormir con una niña con discapacidad, cuando el resto del año ya asistían a un colegio inclusivo.

Finalmente, los monitores de la pequeña llamaron a sus padres para contarles lo que había pasado y ofrecerles una “solución”. Los padres tenían dos opciones; o que la niña durmiera en otra habitación con una monitora, o que fueran a recogerla al campamento. Los padres de Inés se negaron a aceptar que el centro excluyera de esa forma a su hija, y terminaron por ir a por ella y llevársela a casa.

La niña de once años está muy dolida, tiene la autoestima por los suelos. No entiende lo que ha pasado y cree que tiene la culpa de que la hayan echado. Sus padres intentan convencerla de que esto no es así, de que en este mundo hay gente buena, pero también mala, y de que por desgracia, se han topado con gente sin empatía, que no entiende lo especial que puede llegar a ser.

2 comentarios sobre “Una niña de once años ha sido expulsada de un campamento por tener discapacidad

  1. Que poca madre y ahí se nota que los padres de esos niños discriminadores tienen mierda en el cerebro porque desde pequeños les tenemos que inculcar anuestros hijos que no debemos discriminar a nadie por tener una discapacidad porque esos niños sin más inteligentes que un hijo normal

    1. Hola Natalia,
      Los niños son como esponjas; absorben todo lo que ven y escuchan. Por eso, debemos inculcarles desde pequeños la importancia de valores como la tolerancia y el respeto, porque aquí todas y todos tenemos el mismo valor. También es importante recordar que el término “normal” no debería emplearse para referirnos a ninguna persona, ya que todos somos iguales 🙂

      Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *