Una estudiante, con un 92% de discapacidad reconocida, se gradúa en Geografía e Historia por la UPO

Imagen: El Correo de Andalucía

Rocío Herrezuelo Guzmán ha hecho entrega de su trabajo de fin de grado en la Universidad Pablo de Olavide (UPO) hace tan solo unos días. Algo muy común, que hacen millones de jóvenes, todos los años para culminar su proceso educativo en la Universidad. Sin embargo, el caso de Rocío es especial, ya que nadie confiaba en que esta antigua estudiante de Geografía e Historia consiguiera terminar su carrera, debido a la parálisis cerebral que presenta en todos los miembros de su cuerpo.

Pero Rocío ha dado una lección de humildad y superación a todas aquellas personas que no confiaban en su capacidad para aprender. La joven, que comenzó a estudiar el grado en la UPO durante el curso 2010-2011, ha estado acompañada en todo momento por el personal docente y su familia. Hace tan solo unos días, Rocío expuso su trabajo de fin de grado, al que tituló: ‘Desmontando estereotipos. Análisis de la obra de Barbara Kruger desde una perspectiva de género’. La profesora del Departamento de Geografía e Historia, Marian Pérez Bernal, ha sido la responsable de tutorizar el TFG. En él se analizan las fotografías de la artista estadounidense y su relación con la corriente feminista durante las décadas de los años 70 y 80.

Rocío tiene un 92% de discapacidad reconocida, debido a la parálisis que presenta en todo su cuerpo desde que nació. Según la Ley de Dependencia (Lapad 39/2006), una persona tan “dependiente” necesita ayuda para realizar las tareas cotidianas de la vida, así como la atención permanente de otra persona. Está claro que el proceso no ha sido sencillo, y que la graduada ha necesitado del apoyo de todo el personal docente, así como determinadas adaptaciones académicas. Sin embargo, Rocío ha demostrado tener gran carácter, pero, sobre todo ha dado una lección sobre inclusión.

La discapacidad motora de María afecta también a los músculos fonoarticulatorios, por lo que la joven tiene dificultades para articular algunos sonidos y palabras. Para la defensa del trabajo final, María ha utilizado un software de la empresa británica Smartbox. Este programa la ha ayudado a comunicarse a través de voces sintéticas y digitalizadas, teclados predictivos y accesos con conmutadores o lectores oculares. La UPO mantiene un convenio de colaboración desde 2016 con la empresa encargada de distribuir el software Grid3 en España, así que María ha podido exponer su TFG con la misma autonomía y desparpajo que cualquier otro alumno de la Universidad.

Según algunos datos del INE de 2016, tan solo el 11,2 % de personas con un elevado grado de discapacidad alcanza estudios superiores, y solo un 38,1% ha concluido la enseñanza secundaria con éxito. Por lo que es muy difícil encontrar a personas que tengan un grado de discapacidad tan alto; y que, a su vez, hayan adquirido un alto nivel formativo. Lo que afecta directamente a las altas tasas de desempleo que presenta la población con discapacidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *