Trucos para mantener la estabilidad en una silla de ruedas

La estabilidad es uno de los factores más importantes que debe tenerse en cuenta para manejar correctamente una silla de ruedas. Esta se mantiene siempre que la proyección del centro de gravedad del conjunto silla-usuario, sobre la superficie de apoyo, quede dentro del rectángulo formado por los puntos de apoyo de las cuatro ruedas. La estabilidad depende de algunos factores fundamentales, como la adaptación; que incluye la distribución del peso de la silla, así como, la posición del usuario sobre la misma y su conducción.

Las características fundamentales que determinan la estabilidad de una silla de ruedas son la distancia antero-posterior entre ejes, la distancia medio-lateral entre ruedas, la altura del centro de gravedad y el peso de la silla. Por ejemplo, las sillas más bajas son más estables, y las sillas más pesadas tienen menor probabilidad de volcarse.

Kahlo: “La revolución sobre ruedas”

Esta es la silla de ruedas eléctrica que está revolucionando el mercado de las ortopedias. “Kahlo” es su nombre y la innovación y la seguridad son sus características principales. La silla de ruedas “Kahlo” está diseñada para mejorar la vida de las personas con movilidad reducida, así como la de las personas que se encargan de su cuidado. Esta silla de ruedas lleva incorporado un sistema de tracción central, lo que facilita su uso en entornos interiores y exteriores. Además, el sistema de amortiguación independiente que lleva cada una de sus ruedas, la convierten en la silla de ruedas perfecta para conducir por todo tipo de terrenos.

¿Quieres saber más sobre la silla de ruedas “Kahlo”?

Consejos para preservar la estabilidad

Evitar los desplazamientos exagerados del cuerpo fuera de los límites de la base de sustentación de la silla.

-Siempre y cuando se circule por una pendiente o escalón, se debe echar el cuerpo hacia el lado más alto. Algunos usuarios (con poco control sobre su tronco) deberán tomar precauciones adicionales: engancharse con el codo al respaldo y llevar puesto el cinturón de seguridad del asiento.

-Cuando se gire hacia una dirección, echar el cuerpo hacia el lado que se gira.

-Evitar acelerones y frenazos bruscos, así como, velocidades muy elevadas (si no se está seguro de controlar la estabilidad en la silla).

Trucos para comprobar cuál es la estabilidad de nuestra silla

Colocar las ruedas giratorias en diferentes orientaciones (propulsando la silla hacia adelante y hacia atrás) y observar así como afecta la posición al equilibrio global de la silla.

Echar el cuerpo hacia adelante todo lo que se pueda: así, se comprueba la estabilidad anterior. Fijarse en cómo influye la posición de las ruedas giratorias.

Echar el cuerpo a un lado de la silla lo máximo posible: de este modo se practica la estabilidad lateral. Probar posturas en oblicuo hacia adelante para encontrar los puntos críticos del lateral. Fijarse en cómo influye la posición en las ruedas giratorias.
En una pendiente (de unos 5º), acelerar rápidamente desde el punto de parado. En la misma pendiente, rodar hacia abajo a una velocidad elevada y frenar bruscamente. Estas maniobras permiten medir el margen de estabilidad antero-posterior.
En la misma pendiente, intentar girar la silla 360º lo más rápico y en el menor espacio posible. Esta maniobra permite conocer el margen de estabilidad lateral en dinámico.

*Debe tenerse en cuenta que las anteriores maniobras son bastante peligrosas. Por lo tanto, deberán realizarse tomando algunas precauciones previas y siempre con la ayuda de un acompañante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *