El Trastorno de Espectro Autista solo requiere de empatía para poder entenderlo

El Trastorno de Espectro Autista solo requiere de empatía para poder entenderlo

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es una discapacidad de origen neurobiológico que afecta a la configuración del sistema nervioso junto al funcionamiento del cerebro. Esto provoca ciertas dificultades en dos áreas: por un lado, la interacción social además de la comunicación; mientras que, por otro lado, en el pensamiento y en consecuencia la conducta.

Aún no se ha determinado con exactitud cuál es su origen, pero se considera la implicación genética. Además, no presenta ningún rasgo diferenciador o identificativo en las personas que tienen este trastorno. Como la frase “cada persona es un mundo” en el TEA es igual, cada persona presenta una mayor o menor discapacidad intelectual asociada o un nivel distinto en el lenguaje. Hay personas que su autismo es más “profundo” en cuanto a la relación que mantiene con la sociedad, estas personas pueden llegar a evadirse tanto en su mundo personal. Mientras que hay otras que, aunque les cuesta seguir unos “ritmos marcados en la sociedad” logran conseguir lo que se proponen, ya que existen muchos mitos en relación con este trastorno.

Serie reivindicativa

La serie norteamericana The Good Doctor, ha dado mucha visibilidad a este colectivo. Esta serie muestra el día a día de un joven chico autista que quiere ser cirujano en un prestigioso hospital. Exponen en ella las distintas barreras a las que hace frente como son los prejuicios hacia el trastorno o su dificultad a la hora de exponer un diagnóstico de forma sensible y empática. Esta serie que recibe muy buenas críticas tanto por la actuación del actor principal como por la exposición de estas dificultades, está siendo un marco de reivindicación. Señalando como una persona con discapacidad está preparada para ejercer cualquier trabajo. Existen muchas personas con discapacidad que están más formadas o tienen mejores capacidades y no tienen oportunidades laborales por los prejuicios sociales.

Este trastorno se caracteriza por la dificultad social, hay a quienes le cuesta más adaptarse a unos contextos o situaciones sociales. También les puede costar entender esas “reglas sociales no dichas”. Además, les cuesta exponer sentimientos o a su inmersa, no distinguir los sentimientos ajenos. Es un trastorno que requiere empatía, pero no es un impedimento para que realicen la vida que desean. La inclusión requiere igualdad, y de forma indirecta para alcanzar esta igualdad tenemos que empatizar con la otra persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *