Solo el 2% de los edificios construidos tras el 2011 cuentan con una accesibilidad universal

Solo el 2% de los edificios construidos tras el 2011 cuentan con una accesibilidad universal

La Ley sobre Accesibilidad y no discriminación de las Personas con Discapacidad de 2010 recoge medidas estrictas que solo han sido cumplidas por el 2% de los inmuebles construidos a partir de 2011. El coronavirus y su confinamiento de más de un mes han evidenciado la falta de accesibilidad de los edificios de nuestro país. La situación provocada por la COVID-19 nos ha permitido conocer de primera mano cómo viven los más de 100.000 españoles que no pueden salir a la calle por falta de accesibilidad en su edificio. Un problema que se sigue pasando por alto y que vulnera los derechos de muchas personas.

De acuerdo con el estudio “La accesibilidad de la nueva vivienda en España” elaborado por la Fundación Mutua de Propietarios en colaboración con la Cátedra UNESCO de Vivienda de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, solo un 2% los edificios construidos después de 2011 son universalmente accesibles a pesar de que ya debieron construirse conforme a lo marcado por la Ley sobre accesibilidad y no discriminación de las personas con discapacidad.

En España, más de 2 millones de personas tienen problemas de movilidad, más de 600.000 personas viven solas y 100.000 no salen nunca de su casa. Un hecho que evidencia la falta de accesibilidad hacia las personas con discapacidad. En los últimos años se ha avanzado en este tema, pero todavía queda mucho camino por recorrer. La accesibilidad forma parte de todos y está en nosotros conseguir una igualdad de derechos para todas las personas.

Como bien argumenta Laura López, vicepresidenta de la Fundación Mutua de Propietarios, “la accesibilidad universal se ha convertido en una cuestión clave para que las personas con movilidad reducida puedan vivir en condiciones dignas y el estado de confinamiento nos ha hecho reflexionar sobre cómo vivimos y el espacio que habitamos, poniéndose de manifiesto la necesidad de controlar y promover que los edificios de nueva construcción cumplan con la normativa vigente en materia de accesibilidad”.

Los resultados de una comparativa entre los edificios construidos antes y después de 2011 muestran mejoras en las viviendas de nuestro país. Mejoras leves que se han centrado en aspectos muy concretos como los accesos al edificio, la accesibilidad al portero automático y la accesibilidad universal del ascensor.

El estudio “La accesibilidad de la nueva vivienda en España”, realizado entre cerca de 450 edificios de viviendas construidas a partir de 2011 en los meses de confinamiento, ha evidenciado la necesidad de tomar diferentes medidas de accesibilidad, seguridad y distanciamiento social teniendo en cuenta la situación actual. Laura López sentencia que “los edificios deberían contar con un espacio habilitado, suficientemente aislado y accesible en la entrada para usar y tratar con seguridad el material de protección. Además, los accesos deberían diseñarse para evitar la propagación de potenciales virus y los edificios que cuenten con patios interiores y con zonas comunes deberían asegurarse de que pudieran compartirse por varias personas manteniendo la debida distancia de seguridad respetando la accesibilidad universal”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *