Siete opositores con discapacidad intelectual impugnan un examen por falta de adaptación

Siete estudiantes con discapacidad intelectual, que se presentaron a las oposiciones de auxiliar administrativo de la Universidad de Sevilla, impugnarán el examen por su complejidad y por su falta de adaptación a la normativa vigente para el colectivo de la discapacidad. Los exámenes tuvieron lugar el pasado 30 de junio y se presentaron un total de 31 estudiantes. En relación a la reclamación de los siete estudiantes, la propia universidad hispalense defiende que las pruebas estaban adecuadas a las condiciones especiales de todos los alumnos.

Este grupo de alumnos también ha reclamado una serie de irregularidades que ocurrieron durante el tiempo de la prueba. Denuncian que la universidad no les facilitó el temario adaptado con lectura fácil, tal y como reclamaron por escrito, incluso al Defensor del Pueblo Andaluz. Por su parte, la Universidad de Sevilla expone que el “recurso estaba fuera de los plazos establecidos”.

María José Ruiz, representante de los siete alumnos que denuncian la prueba, cataloga de “injusto” y “extremadamente difícil” el examen. Además, expresa que el examen fue elaborado para personas sin discapacidad alguna.

Para demostrar la complejidad de la prueba, los denunciantes exponen que sufrieron un “enorme desconcierto”, ya que estuvieron gran parte del examen esperando a que les respondieran diferentes preguntas, que tuvieron que realizar para saber el significado de palabras y el sentido de frases.

Por su parte, la Universidad de Sevilla asegura que “sí adaptó el examen y las condiciones para su celebración”. Para ello, formó un grupo de trabajo específico, que tuvo el principal objetivo de “reformular y simplificar las 80 preguntas y las opciones de respuesta”. También indica que el llamamiento de los estudiantes se realizó para todos igual, a las nueve de la mañana, “comenzando, como estaba previsto, una hora más tarde”.

La universidad declara que la duración del examen para los alumnos con discapacidad fue de 4 horas, el doble de tiempo que para el resto de opositores. La institución considera que este tiempo debió ser “suficiente” dado que el último opositor entregó el examen 20 minutos antes de lo señalado como hora final de entrega del examen.

Los estudiantes con discapacidad temen que las plazas para el cupo de reserva queden desiertas y pasen así al cupo general. Esta posibilidad es contemplada por la normativa. Por ello, solicitan que en ese caso se repita la prueba de acceso a auxiliar administrativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *