Requisitos de calidad y seguridad según normativa de sillas de ruedas

Elegir la silla de ruedas correcta es una tarea complicada debido a la cantidad de fabricantes y modelos diferentes de sillas que hay en el mercado. En el pasado, además, se carecía de criterios comunes que garantizasen la calidad de los productos ortopédicos. Por lo que era mucho más difícil y arriesgado encontrar la silla perfecta, acorde con las necesidades específicas de cada usuario. Con la publicación de la Directiva Europea 93/42 sobre Productos Sanitarios, los fabricantes están obligados a acreditar que sus productos cumplen con una serie de requisitos fundamentales. Lo que garantiza una serie de claras ventajas para los usuarios.

  • Los productos sanitarios deben pasar por unos ensayos y controles que garantizarán el cumplimiento de unos requisitos mínimos de seguridad. De tal modo que, el usuario puede sentirse totalmente seguro a la hora de adquirir una silla de ruedas.
  • La existencia de un manual del usuario exhaustivo, donde se explicarán y detallarán con requerimiento los posibles riesgos de la silla, así como también, las funcionalidades y prestaciones del producto.
  • La consolidación de unas normas básicas y comunes para todos los fabricantes hace posible la comparación objetiva de los distintos productos sanitarios del mercado, garantizando la selección de aquellos que son considerados los mejores.
  • Estas exigencias básicas hacen que mejore la calidad de los productos, a corto y largo plazo, continuamente.
¿Quieres saber más sobre esta silla de ruedas?
Pincha aquí

Las pruebas que se hacen siguiendo la normativa para sillas de ruedas se llevan a cabo en laboratorios especializados. Dichos ensayos constan de:

  • Inspecciones para la detección de posibles errores en el diseño general de la silla de ruedas.
  • Métodos de medida normalizados para caracterizar objetivamente las propiedades (dimensionales y funcionales) de los componentes de la silla.
  • Ensayos de prestaciones mínimas para garantizar unos determinados niveles de calidad y seguridad (resistencia de materiales, inflamabilidad, corrosión, seguridad eléctrica, etc).
  • Recomendaciones de diseño y facilidad de manejo, con el fin de mejorar la calidad de los modelos.

Tras la superación de las pruebas, las sillas de ruedas habrán demostrado que cumplen con unos requisitos mínimos de calidad y seguridad. Sólo entonces podrán ser etiquetadas conforme a lo establecido en la normativa CEN/ISO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *