Recursos y servicios para personas en situación de dependencia

El apoyo social, que proporciona un estado positivo a la persona en situación de dependencia, consiste en proporcionar distintos tipos de ayuda emocional o material desde el entorno social que rodea al individuo. En definitiva, cuanto más integrada socialmente esté una persona, menos probabilidades tendrá de padecer determinadas enfermedades y todo conducirá a un aumento de la calidad de vida tanto física como psicológica.

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) se están convirtiendo en una herramienta que favorece la autonomía de las personas dependientes, así como a su salud, seguridad, comunicación y bienestar. Entre todas ellas cabe destacar la teleasistencia móvil, la telemedicina, la inteligencia ambiental y el servicio de localización para personas con deterioro cognitivo.

La teleasistencia móvil está destinada a personas mayores en situación de dependencia o con necesidades especiales. Este instrumento de apoyo se compone de un teléfono móvil con el que el usuario puede recibir y realizar llamadas desde cualquier lugar, a través de un sistema de tecnología A-GPS, que permite su localización.

La telemedicina es la prestación de servicios de salud por medio de telecomunicaciones remotas. Este software centraliza todos los datos y estadísticas del paciente, indicando con gráficos la evolución de la enfermedad de cada residente.

Por su parte, la inteligencia ambiental (IA) consiste en la creación de espacios en los que los usuarios interaccionen de forma natural y sin esfuerzo con los diferentes sistemas gracias a la tecnología de la comunicación. Se espera que mejore la calidad de vida de las personas dependientes, gracias a la tecnología y a la inteligencia ambiental.

Por último, el servicio de localización para personas con deterioro cognitivo facilita la información necesaria sobre la ubicación y los movimientos de la persona que porta el terminal. Actualmente, en España unas 800.000 personas padecen alzhéimer y se cree que en los próximos años esta cifra aumentará. Por ello, las TIC juegan un papel fundamental para localizar a aquellas personas que puedan perderse o encontrarse en una situación de peligro, debido a su deterioro cognitivo. Finalmente, son las Administraciones Públicas quiénes deben comprobar la situación y las circunstancias concretas de la persona en situación de dependencia que solicita ayuda, para determinar si reúne las condiciones para proporcionarle los servicios y prestaciones más adecuados a sus necesidades. A través del Programa Individual de Atención (PIA), se aplican los servicios y prestaciones más adecuados según el baremo realizado por el equipo interdisciplinar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *