Personas con movilidad reducida en Estados Unidos

Dando un vistazo a la comunidad con movilidad reducida en Estados Unidos podemos destacar el empeño del gobierno americano en su afán de mejorar la calidad de vida de estas personas.

Durante los últimos 25 años, “Americanos con Discapacidades (ADA)”, ha luchado para mejorar la vida de aquellos que tienen discapacidades. Esta asociación ha logrado despertar un interés en la creación de leyes, organizaciones y acuerdos con entidades de salud para proteger sus derechos y brindar todos los recursos necesarios para facilitar su vida diaria.
De acuerdo con el estudio “Prevalence of Disability and Disability Type Among Adults – United States, 2013”, publicado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el tipo más común de discapacidad funcional es la limitación de la movilidad. Uno de cada ocho adultos sufre estas dificultades diarias. Según la encuesta de la comunidad americana de 2008-2012, 30.6 millones de personas mayores de 15 años tienen movimiento reducido, el cual les impide caminar o subir escaleras.

De esta población, 3.6 millones utilizan silla de ruedas y 11.6 millones bastón, muletas o andadores. Por otro lado, 12 millones de personas requirieren de la ayuda de otros para llevar a cabo una o más actividades básicas o instrumentales de la vida diaria, como bañarse, vestirse o hacer tareas domésticas.

Todos los establecimientos públicos, comerciales, el sistema de transporte y de comunicaciones, deben estar acondicionados para un acceso fácil y seguro para personas con movilidad reducida en Estados Unidos.

Es por ello que, el 98% del transporte público está equipado con rampas para el acceso de sillas de ruedas. Para los estadounidenses es importante incluir a personas con movilidad reducida en actividades sociales y si cumplen con ciertas características pueden obtener un empleo y recibir beneficios: ascensos, capacitación o remuneración.

Por otro lado, las personas con movilidad reducida en Estados Unidos pueden obtener diferentes ayudas del gobierno siguiendo algunos requisitos y presentando información médica para dejar constancia de su situación. Algunos de estos beneficios son: cupones para comprar alimentos, acceso a el seguro médico, un cheque mensual, ayuda para pagar los servicios de electricidad, gas, agua, teléfono e inclusive ayuda para pagar la vivienda. Además, tienen acceso a un gran numero de dispositivos médicos a través de la entidad de salud (Medicaid); la cual cubre el 80% del valor total del alquiler o compra de estos instrumentos de asistencia.

Es importante destacar el gran apoyo gubernamental y de organizaciones, que a través de su unión, proporcionan una mayor posibilidad de bienestar e igualdad a las personas con movilidad reducida. Experimentar la pérdida de la movilidad física es emocionalmente complejo y sobrellevarla no sólo depende de quién tiene la deficiencia, ni de su familia, sino también del apoyo de todo un país y su gobierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *