Mitos y verdades acerca de las personas con discapacidad en el trabajo

Hoy en día, todavía existen gran cantidad de prejuicios hacia las personas con discapacidad. La discriminación hacia este colectivo es una realidad, sobre todo en la esfera laboral. Tan solo una de cada cuatro personas con diversidad funcional está trabajando, según el Informe Olivenza realizado en 2017. Las tasas de empleo se sitúan en un 23,4% con respecto a las personas con discapacidad. Madrid y el País Vasco son las comunidades autónomas con mayor índice de empleo con respecto a las personas con discapacidad. Este estudio muestra como aquellas personas con un nivel de estudios superior encuentran trabajo con mayor facilidad.

A la hora de contratar a sus empleados, las empresas no deberían fijarse en si la persona tiene o no tiene discapacidad, sino en si las actitudes y habilidades de la persona le servirán para el puesto. Pero no solo contratar a personas con discapacidad es tan importante como contratar a otra que no la tenga, sino que existen muchos factores que podrían hacer incluso beneficioso para la empresa contratar a personas de este “colectivo”.

¿Por qué contratar a personas con discapacidad influirá positivamente en los beneficios empresariales?

  1. Si contratas a personas con discapacidad estarás fomentando la inclusión, el respeto y la no discriminación. Esto repercutirá positivamente en la imagen de marca de una entidad.
  2. Las personas con discapacidad tienden a generar mucha empatía. Todos saben la importancia que tiene entender a los demás y ponerse en el lugar del otro. Las personas con discapacidad son personas muy empáticas y tienden a contagiar de su empatía a las personas que están a su alrededor. La empatía es aquella capacidad clave para convivir en el trabajo.
  3. Son personas muy fieles que aman lo que hacen. Por lo general, las personas con diversidad funcional tienden a cambiar menos de trabajo y a dar todo su potencial. De esta forma, son personas con mucha experiencia en una entidad que pueden enseñar sus habilidades a otras personas que acaben de empezar.

¿Cuáles son los mitos que rondan todavía acerca de las personas con discapacidad en el trabajo?

Los mitos están muy relacionados con los prejuicios, y cuando hablamos de contratar a personas con diversidad funcional en una empresa, son muchos los mitos que se han creado a lo largo del tiempo. Pero que nada tienen que ver con la realidad. Algunos de ellos son:

  • “Algunos de los empleados de mi empresa pueden sentirse incómodos ante la presencia de personas con discapacidad”.

Esto no tiene porqué ocurrir, y si ocurre, no será culpa de la persona con discapacidad. La empresa debe plantearse cuáles son sus valores. Si la entidad apoya el respeto y la aceptación a la diversidad, pero sus empleados no, puede que ese no sea el lugar adecuado para ellos.

  • “Mi empresa no es un lugar seguro para personas que tienen discapacidad”.

Es una de las escusas más típicas, pero lo cierto es que si una empresa no es segura para personas con discapacidad, tampoco lo será para otra persona.

  • “Las personas con discapacidad faltan mucho porque siempre están enfermas”.

Falso, la discapacidad no es una enfermedad. Por eso, una persona con discapacidad tiene las mismas posibilidades de enfermar que otra.

  • “Los clientes pueden sentirse incómodos al ser atendidos por personas con discapacidad”.

Falso, si una persona hace bien su trabajo y además es respetuoso con la otra, ¿por qué alguien se quejaría de su trabajo?

“Todo el mundo es un genio. Pero si juzgas a un pez por su habilidad para trepar árboles, vivirá toda su vida pensando que es un inútil”

Albert Einstein

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *