Los problemas ‘especiales’ de una persona dependiente

Todo cuidador/a debe saber cómo afrontar todas aquellas dolencias e incomodidades de la persona dependiente. Para ello, es esencial evitar los trastornos del sueño, adoptar una actitud tolerante ante la irritabilidad del paciente, prevenir las caídas, saber manejar las situaciones en las que aparece la incontinencia urinaria y la depresión, y mejorar los problemas de memoria, que aparecen en muchos casos.

El sueño es esencial en cualquier ser humano tanto para el descanso del cuerpo y de las funciones cerebrales como para la reposición de energías. Los ancianos suelen sufrir trastornos en el ritmo del sueño, debido a la alteración del ciclo sueño – vigilia, ya que tardan más en recuperarse.

El cuidador debe de estimular los ejercicios de relajación para que la persona dependiente pueda dormir y no sufra ningún tipo de problema durante el sueño. Además, debe de asegurarle al paciente de que podrá contar con cualquier servicio que requiera durante el período en el que dormirá. Por otro lado, es obvio que no es recomendable el uso de medicinas sino lo diagnostica un médico.

Las personas dependientes pueden llegar a actuar de una forma poco adecuada, que puede llegar a ser irritante para el cuidador, que tiene que adoptar una actitud tolerante ante el paciente. Este trato puede ser causado por el dolor o por los cambios en el entorno de vida. La persona dependiente puede sentirse frustrada por ver que no es capaz de desempeñar aquellas labores que realizaba en el pasado.

Estas causas también pueden acarrear la depresión, que puede llegar a durar meses, incluso años. Este síntoma de tristeza es muy difícil de describir, por lo que resulta muy complicado de reconocer. Por ello, es necesario tratar con profesionales especializados todos estos temas tan delicados.

La depresión y la ansiedad pueden ser causantes de la pérdida de memoria, que es la más dañada con el paso de los años. Para combatir esta causa es necesario adoptar una actitud tolerante y de apoyo. El cuidador tiene una importancia vital en la vida de los dependientes. Por ello, se debe de adoptar todo tipo de estrategias que ayuden a la persona afectada a mejorar los problemas de memoria, causados en la mayoría de los casos por la vejez.

Otro aspecto que caracteriza a nuestros mayores son las continuas caídas. Para conseguir que el número de caídas descienda hay que disminuir la polimedicación, realizar ejercicios de bajo impacto articular y mejorar el entorno físico – ambiental.

En cuanto a la incontinencia urinaria, es un problema totalmente curable por lo que se debe de tratar lo más rápido posible. El primer paso es solicitar ayuda médica, ya que es un problema de salud. También hay casos en los que no puede ser tratada, pero sí puede sobrellevarse favorablemente para cuidadores y dependientes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *