Los mejores tips para viajar en silla de ruedas

“El mundo es un libro y aquellos que no viajan, solo leen una página”. Si es que, ya lo dijo Agustín de Hipona en el S. V, ¿a quién no le gusta viajar? Es muy difícil encontrar a alguien que te diga que le desagradaría irse un par de días al Caribe, a la India, al Pacífico o a la mismísima Cochinchina. Y generalmente, cuando alguien se opone a desplazarse a otro lugar suele hacerlo por razones económicas o laborales.

Asimismo, la discapacidad tampoco es un problema para viajar. Las ciudades están cambiando y gracias a las nuevas tecnologías ahora son más accesibles que nunca. Además, ahora la sociedad tiene una mente mucho más abierta y ha conseguido eliminar parte de prejuicios que rondaban la “discapacidad”.

Viajar con una discapacidad física, por ejemplo, es posible. Siempre lo ha sido, pero ahora las nuevas tecnologías y las revolucionarias sillas de ruedas eléctricas lo hacen todo mucho más cómodo y sencillo. Por eso, en este artículo os dejaremos unos cuantos tips si viajáis en silla de ruedas o con alguien que la use.

Viaja con Kahlo y olvídate de la grúa

Ver silla de ruedas Kahlo

1. Asegúrate de reservar un hotel accesible: A la hora de desplazarnos a otro lugar, será conveniente que lo primero que aseguremos sea el lugar donde vamos a dormir. No es recomendable acudir a otra localidad o país diferente al nuestro sin saber donde nos alojaremos y si el hotel o residencia cumple con los requisitos básicos en materia de accesibilidad. En Estados Unidos, por ejemplo, hay un organismo concreto encargado de verificar la accesibilidad de los hoteles. Pero si este no es tu destino, lo mejor es que te informes bien: investiga por la web, pregunta a amigos que hayan hecho viajes similares o busca en foros y páginas de Facebook recomendaciones. Por último, acuérdate de resolver todas tus dudas cuando llames por teléfono a la recepción del hostal.

2. La importancia del viaje: Aunque cuando pensamos en visitar nuestro próximo destino casi nadie se acuerda de las “horas muertas” en coche, barco o avión. Un transporte cómodo y seguro es imprescindible para no llegar con malestar al destino. Muchos viajeros suelen elegir el avión, ya que es el medio de transporte más rápido que existe, y en el que menos accidentes se producen. La ley obliga a las aerolíneas a disponer de pequeñas sillas de ruedas en los aviones para que los pasajeros con movilidad reducida puedan viajar en igualdad de condiciones. Aunque también conviene asegurarse antes si el avión cuenta con baños adaptados y todos los recursos necesarios, ya que la legislación no es la misma en todos los países.

3. La silla de ruedas es un pasajero más: Se han dado casos en los que los usuarios han llegado al lugar previsto y al bajarse del avión, su silla estaba destrozada por haber sido colocada donde no debía. Pero no te preocupes, esto no suele pasar, y en caso de que sucediera, la aerolínea debería solucionar el problema de inmediato y cargar con los costes. Por precaución, preguntar siempre donde irán colocados los paquetes y poner una etiqueta o algún elemento distintivo en el que se índice explícitamente que es material muy sensible.

4. El viajero aventurero: No tengas miedo a explorar. Todos sentimos algo de pánico cuando la incertidumbre se apodera del momento, pero conocer gente y lugares desconocidos es maravilloso. Eso sí, acuérdate de planificar la ruta con exactitud. Romper un poco las reglas está bien, pero mejor si tenemos todo planificado: los lugares que queremos visitar escritos y las rutas accesibles diseñadas. Aunque, si como a muchas personas te da algo de pereza planificar, siempre puedes contratar a un guía local o a una persona especializada que te enseñe la ciudad.

5. Contrata una agencia de viajes especializada: Si no quieres correr ningún riesgo con la preparación de tu viaje, también puedes contratar a una agencia de viajes especializada. Allí te ayudar con todo lo necesario (destinos, transporte, hoteles…). Pero lo más importante, deja las preocupaciones a un lado y a disfrutar porque cada viaje es único e irrepetible.

¡La clave está en tenerlo todo previsto, pero sobre todo en pasarlo bien!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *