Los gimnasios adaptados para las personas con discapacidad

La actividad física tiene numerosos beneficios sobre la salud y la autonomía personal de las personas con discapacidad. Para que las personas con movilidad reducida o algún tipo de diversidad funcional puedan hacer deporte, las instalaciones deben estar adaptadas para ellos. En los últimos años, han aparecido los gimnasios adaptados, que cuentan con máquinas para hacer ejercicio de fortalecimiento muscular, de flexibilidad, de coordinación, etc. Estos centros cuentan con profesionales altamente cualificados para desarrollar un planning de entrenamiento orientado a las personas con discapacidad.

La principal diferencia entre un gimnasio estándar y un gimnasio adaptado son los aspectos que garantizan una accesibilidad íntegra. De este modo, los gimnasios adaptados cuentan con unos accesos adaptados para todos los públicos; espacios libres de 1,50 m de diámetro como mínimo, que favorecen la movilidad de las personas con discapacidad o movilidad reducida; vestuarios adaptados, con bancos y taquillas adaptadas; profesionales específicos para el desarrollo del entrenamiento de las personas con discapacidad, etc.

Por otro lado, los gimnasios adaptados suelen contar con instalaciones de estimulación sensorial y cognitiva, fisioterapeutas y rehabilitadores, que favorecen la mejora de la salud funcional de las personas con discapacidad. Con un asesoramiento adecuado de su médico de cabecera y un buen seguimiento de todo el personal del gimnasio, mejorarán su estilo de vida, su salud y su autonomía personal.

A nivel personal, acudir al gimnasio ‘obliga’ a que la persona con discapacidad tenga que salir de casa. Así, se mantiene activa su salud mental, que es igual de necesario -o más- que realizar actividad física. Todos estos encuentros fomentan la socialización, la integración y la inclusión de las personas con discapacidad, ya que interactúan con el entrenador personal, cualquier miembro del gimnasio u otra persona que realice ejercicio físico en el mismo centro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *