Los beneficios del pilates para las personas con discapacidad

El “Pilates” es un método de entrenamiento físico y mental creado a principios del S.XX. Este sistema que une diferentes especialidades como la gimnasia, la traumatología y el yoga es caracterizado por su principio fundamental de control mental. La práctica del método pilates busca el equilibrio entre la mente y el cuerpo para favorecer el desarrollo de los músculos internos y dar estabilidad y firmeza a la columna vertebral. Es por esta razón que es muy utilizado como método de rehabilitación de espalda, así como técnica de relajación y concentración.

Historia

Su impulsor, Joseph Hubertus Pilates, era un niño enfermo que soñaba con ser atleta. Gracias al conocimiento que poseía de varias ciencias deportivas como la gimnasia, la traumatología y el yoga creó este sistema que le ayudó a convertirse en un gran deportista.

Debido a su nacionalidad alemana, Pilates fue internado en un campo de concentración durante la Primera Guerra Mundial. Allí fue donde comenzó a desarrollar la técnica para ayudar a otros internos con los dolores y su bajo estado anímico. Pilates también creó aparatos adaptados para mejorar el estado de salud de los que estaban más débiles. Lo hizo introduciendo sobre las camas un sistema de poleas y cuerdas para ejercitar los músculos. Este fue el inicio del diseño de otros aparatos como el reformador, el trapecio, la silla o el barril.

Años más tarde, Pilates se trasladó a Estados Unidos a vivir, donde junto a su esposa Clara, montó un estudio para enseñar el método. El pilates se hizo famoso entre bailarines y coreógrafos que habían sufrido alguna lesión bailando y finalmente se hizo conocido en el mundo entero por los beneficios físicos y mentales que aporta.

Los principios fundamentales que sigue este deporte son: el alineamiento, la centralización, la concentración, el control, la precisión, la fluidez y las respiración.

Eleva tu cuidado con la silla de ruedas eléctrica Kahlo.

Beneficios del pilates para las personas con discapacidad

-Mejora la circulación sanguínea, la fuerza y la coordinación

-No es necesario utilizar soportes, ya que simplemente puede practicarse en el suelo o en la cama

-Cada persona establece el ritmo que quiere llevar para practicarlo

-Ayuda a bajar los niveles de estrés y ansiedad gracias a la relajación de los músculos del cuerpo

-Reduce los dolores de espalada y previene lesiones en la columna vertebral

-Corrige malas posturas

-Proporciona mayores niveles de fuerza y vitalidad corporal

-Mejora el conocimiento del propio cuerpo

-Previene y reduce lesiones musculares

-Mejora el sistema linfático y sanguíneo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *