Lectura fácil: pautas y obras adaptadas

Lectura fácil: pautas y obras adaptadas

Los libros son documentos imprescindibles para el aprendizaje, pero no solo sirven de manera educativa, sino que también son utilizados como medio de entretenimiento. Algunas personas tienen más dificultades que otras a la hora de leer, ya sea porque tienen problemas de visión o su capacidad lectora les obliga a invertir más tiempo para entender la historia.

Sin embargo, esto no es un problema sin solución, ya que para lograr la accesibilidad de los documentos se ha inventado la lectura fácil. El concepto se refiere al método que transforma los documentos y los hace más fáciles de entender para que las personas con dificultades de comprensión lectora o problemas visuales puedan disfrutar de su contenido de manera igualitaria.

Video silla de ruedas con grúa

Características de la lectura fácil

  • La información debe ser lo más clara posible y fácil de entender.
  • El texto debe estar apoyado en imágenes y dibujos. Es aconsejable que los textos vayan acompañados de espacios en blanco y varias imágenes. Porque de esta forma, se agiliza la lectura y su comprensión.
  • El lenguaje utilizado será el adecuado para el público al que va dirigido. Si un texto va dirigido a un público adulto, el lenguaje utilizado, también será un lenguaje adulto. No se trata de infantilizar la lectura.
  • Los documentos contendrán palabras sencillas de comprender, y relacionadas con el lenguaje cotidiano.
  • El uso de metáforas estará vetado o limitado. Es aconsejable que sea sustituido por frases más cortas y directas.
  • La lectura fácil no mezcla vocabulario de otros idiomas. A no ser, que el uso de las palabras utilizadas esté muy estandarizado. Por ejemplo, “Ok”.
  •  Las iniciales tampoco son bien vistas por la lectura fácil. Por ejemplo, es más conveniente sustituir las siglas “UE” por “Unión Europea”.
  • Frases positivas mejor que frases negativas. Por ejemplo, “debes comerte todo el bocadillo”, en lugar de “no te dejes la mitad del bocadillo sin comer”.
  • La lectura fácil repite información importante y explica algunos conceptos de difícil compresión, varias veces durante el texto.

Libros de lectura fácil

  1. El Principito: Este libro es la edición adaptada de la mítica historia de El Principito. Un libro que trata sobre la amistad, el crecimiento personal y la vida misma. El autor de la edición adaptada, Javier Alcázar Colilla, invita a dejarse llevar por la aventura y a reflexionar sobre la naturaleza humana.
  2. El hombre invisible: Es una famosa novela de ciencia ficción, que cuenta las aventuras de un joven y ambicioso científico, el cuál logra hacer invisibles los objetos y los seres vivos. José Aranda ha adaptado este libro siguiendo los criterios de Lectura Fácil, y la lectura originaria del escritor inglés Herbert George Wells.
  3. Mucho ruido y pocas nueces: Este libro es la adaptación a la obra romántica que William Shakespeare escribió en 1612. El libro, cuya adaptación ha realizado Núria Martí Constans, habla de la fuerza del amor y la verdad, y de cómo ambos conceptos luchan por terminar con los malentendidos.
  4. Hoy por ti, mañana por mí: Su autora, Gemma Tribó Traveria, habla de un pacto a la recíproca de dos familias durante la Guerra Civil española (1936-1939). En un hospital de campaña, la madre de Miquel conoce a un soldado franquista herido, Joaquim Vidal. Durante varios meses, ella le ayuda a recuperase. Tras su ida, firman un pacto que les obligará a protegerse alguno de ellos estuviera en peligro.
  5. Juego Sucio: Una novela policíaca, originaria de Manuel de Pedrolo i Molina, que habla del deseo que siente su protagonista, Xavier, por Juna, y de la ambición de esta por ascender en la escala social a través del “juego sucio” y los engaños.La obra ha sido adaptada por Laia Mateu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *