Las personas dependientes merecen unas vacaciones sin límites

En el período estival tenemos la excusa perfecta para viajar y descubrir nuevos lugares, ya sea para desconectar o disfrutar del tiempo libre. Sin embargo, cuando convivimos con una persona dependiente nos cuesta más tomar la decisión de realizar un viaje de vacaciones, pero tanto la familia como la persona dependiente se merecen un respiro y cambiar de aires.

En el anterior verano, el 21, 2% de los cuidadores de familiares dependientes contrataron ayuda privada en las vacaciones de verano, el 24% dispusieron de ayuda familiar esporádica y el 4, 2% recibieron ayuda de los Servicios Sociales, según el último Barómetro del Mayor de la Unión Democrática del Pensionista (UDP).

De cualquier modo, la dependencia de una persona no puede obligar a que la familia se quede en casa, todo lo contrario. El verano es una época para disfrutar, descansar, desconectar y divertirse, al menos durante unos días. Para ello es fundamental tener en cuenta los protocolos que existen en aeropuertos, estaciones de tren o de autobuses. En todos estos establecimientos se tienen muy en cuenta aquellas personas que sufren limitaciones día a día, por lo que se les puede proporcionar asistencia personal, transporte en silla de ruedas, asistencia a la hora de subir y bajar del medio de transporte, etc. Todas estas ayudas son muy útiles para viajar con comodidad y, además, no requieren de ningún tipo de coste añadido.

El turismo accesible atrae a muchos turistas de todas las partes del mundo y garantiza un mayor bienestar para todas las personas que sufren algún tipo de dependencia en el ámbito de la movilidad. El número de playas accesibles aumenta año tras año y los hoteles cuentan con más habitaciones e instalaciones adaptadas, todo esto son necesidades que buscan las familias y las personas dependientes.

Por otro lado, hay que destacar que desde hace más de 25 años la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COCEMFE) ofrece un servicio vacacional para personas discapacitadas, a las que se puede sumar la familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *