Las personas con diversidad también tienen deseos sexuales

La sexualidad es una necesidad básica de todo ser humano. Aunque es posible negar o reprimir la sexualidad, no es posible anularla: los seres humanos son seres sexuales por naturaleza, independientemente de que practiquen sexo o no. Sin embargo, se han generado toda una serie de mitos y tabúes entorno a la sexualidad de las personas con discapacidad.

En muchas ocasiones, las personas con diversidad funcional son tratadas como personas asexuales, que no sienten atracción sexual hacia otras. Claro que existen las personas asexuales; es un tipo de orientación sexual tan válido como cualquier otro, pero la asexualidad no es necesariamente un requisito de la discapacidad. ¿A caso la discapacidad resta valor al concepto de “persona”?, ¿hace que las personas con alguna diversidad sean menos que otras?, ¿elimina la capacidad para sentir placer? No. Las personas con diversidad también tienen fantasías, necesidades y deseos sexuales..

Kahlo: la primera silla de ruedas con grúa del mundo
Pincha aquí y te lo contamos

La figura del asistente sexual

La asistencia sexual es una terapia que ayuda a las personas con discapacidad a descubrir su cuerpo y a experimentar con el sexo. Masajes, caricias, conversaciones profundas o el acompañamiento durante la exploración del cuerpo, son algunas de las funciones que realizan los asistentes sexuales. Cada vez, mayor número de personas escoge esta alternativa para vivir su sexualidad, y los resultados son sorprendentes.

Por ejemplo, la asociación sin ánimo de lucro Tandem Team, se dedica a facilitar el contacto entre personas con diversidad y asistentes sexuales. Francesc Granja es terapeuta emocional y tetrapléjico desde los 32 años. Junto con María Clemente, psióloga especialista en neurorrehabilitación, fundó la web de Tandem en 2014, y desde entonces los usuarios no han dejado de crecer. La fundación ofrece atención a personas con diversidad funcional, intelectual y/o mental. Llevan a cabo múltiples actividades, pero las dos principales son:

  • Acompañamiento íntimo y erótico: problemas de inseguridad corporal, desarrollo erótico, timidez extrema y la práctica sexual compartida.
  • Asesoramiento y terapia: identidad y orientación sexual, conocimiento corporal, ETS, pareja, deseo inhibido, abuso, maternidad en discapacidad y habilidades sociales.

También existen sillas de ruedas diseñadas exclusivamente para mantener relaciones sexuales. Son sillas móviles, con un sistema de balanceo incorporado, que permiten realizar movimientos adecuados para practicar sexo.

Yes, We Fuck!

El documental Yes we fuck! ha dado la vuelta al mundo desde que en 2015, Raúl de la Morena y Antonio Centeno, decidieron dirigir esta producción audiovisual para desmontar los mitos que azotan la sexualidad de las personas con discapacidad. A través de seis historias, se explora la sexualidad de las personas con diversidad funcional, y se tratan temas como la vivencia de la propia sexualidad, la vida en pareja, la prostitución o la asistencia sexual.

Estas son algunas recomendaciones de artículos sobre sexo y discapacidad:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *