Las claves del éxito de los propósitos de año nuevo

“El año que viene dejaré de fumar”, “prometo apuntarme al gimnasio”, “en 2019 estudiaré más”, “a partir de hoy, comeré más sano”, “llamaré más a mi familia”, “este va a ser mi año”.

Son las típicas frases que nos repetimos año tras año; los famosos propósitos de año nuevo. El 80% de la población no los cumplirá. Sin embargo, “la esperanza es lo último que se pierde“. Y es que, por mucho que cambie una cifra, si nuestros objetivos no son realistas y nuestros hábitos diarios no cambian; cuando finalice 2019, todo seguirá estando igual.

Los errores más comunes

  1. Seamos sinceros, no somos realistas: Siempre que queremos lograr algo lo primero que tenemos que preguntarnos es si realmente seremos capaces de cumplirlo. Debemos ser sinceros con nosotros mismos, ya que mentir o maquillar la verdad nos servirá de poco para lograr lo que queremos conseguir. Ganar millones de euros sin hacer nada, o convertirse de la noche a la mañana en un atleta profesional, son dos de los ejemplos de “propósitos imposibles”. Debemos buscar metas realistas, adaptadas a las capacidades y recursos de cada uno, así como recordar que “somos seres humanos, no superhéroes“.
  2. Las prisas no son buenas: Lo de que “la prisa no es buena para nadie”, es cierto. Otra de las directrices que nos ayudará a lograr nuestros objetivos es delimitarlos en un espacio de tiempo concreto. Como decíamos anteriormente, las cosas no pueden lograse de un día para otro. Es muy importante aceptar esto, ya que si no lo hacemos pronto, la frustración y la rabia serán nuestras mayores enemigas. Por lo que será muy probable que acabemos tirando la toalla.
  3. La ayuda es algo necesario: Pedir ayuda para lograr aquello que deseamos conseguir no es nada malo. Es más, se trata de algo necesario, si no podemos lograrlo por nosotros mismos. A veces, necesitamos la ayuda de un amigo o especialista (psicólogo, fisioterapia, entrenador personal…), dependiendo de cuál sea nuestro propósito, y esto no es nada de lo que avergonzarse. Nadie sabe el secreto del éxito, así que lo mejor será ayudarnos entre todos para descubrirlo. Haber recibido ayuda no hará que la victoria sea menor.
  4. Vuelve a intentarlo: Todos sabemos lo que es desear algo con todas nuestras fuerzas y que aún así no podamos cumplirlo. El fracaso no tiene porqué significar que toda la batalla esté perdida. Está claro que si no conseguimos llegar a los objetivos es porque algo no funciona, pero este no es motivo para la frustración, sino para el cambio. Detectar que algo va mal, analizar el motivo, no enfadarse e intentar solucionarlo mediante alguna alternativa, son las claves para que el nuevo plan funcione.
  5. Visualizar los objetivos y llenar la mente de pensamientos positivos respecto al tema, son otros de los consejos que pueden ayudarnos a conseguir nuestras metas este año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *