La necesidad de una vivienda adaptada para personas con discapacidad y sus cuidadores

El incremento de la option 1 población mayor y el alto porcentaje de las http://fbmedical.fr/aftepaes/5569 personas con discapacidad física (6%), han causado que España sea en los últimos años más susceptible a las concretas y determinadas necesidades de este grupo de ciudadanos. Y es que en la última década, la binäre optionen analyse población mayor española ha experimentado un elevado incremento, donde 1 de cada 4 http://bundanoonhotel.com.au/?plerok=buy-discount-tastylia-tadalafil-onlineA=0 personas mayores (25%) de 65 años presenta algún tipo de Come e enter Senza Rischiare a Ottobre 2017. Sapere come e dove investire i propri soldi in modo sicuro e redditizio sembra una questione molto discapacidad relacionada con la http://creatingsparks.com.gridhosted.co.uk/?endonezit=best-binary-option-broker-uk movilidad. Este dato aumenta al 80% en el grupo de source site octogenarios. En relación a las site de rencontre pour ado belgique non payant personas con discapacidad, se registraron a más de 3,8 millones de personas con necesidades específicas, en la última encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En 1 de cada 5 inmuebles españoles vive al menos una http://yuktung.com.my/esnew/1708 persona con discapacidad. Por ello, la demanda de una http://acps.cat/wp-content/uploads/2015/02/121028-DIARI-ARA-Perdre-la-por-a-parlar-del-Suïcidi.pdf vivienda adaptada y follow accesible crece a la vez que la oferta de soluciones, pese a generar cierta confusión entre los interesados. Un follow link hogar adaptado es aquel que carece de barreras arquitectónicas en su entorno y ofrece bienestar y calidad de vida a personas mayores, dependientes y con discapacidad. Una vivienda accesible debe otorgar el máximo grado posible de autonomía personal. Del mismo modo, tiene que permitir un estilo de vida confortable a la par que seguro, para las personas con movilidad reducida, sus cuidadores y su entorno familiar.

La mayor parte de viviendas de reciente construcción ya aplican la normativa para que sean adaptadas y accesibles. Sin embargo, los edificios con más de 25 años no suelen cumplir con las características necesarias de accesibilidad y adaptabilidad. Por consiguiente, estos inmuebles no suelen adaptarse generalmente hasta que uno de sus propietarios lo requiere. Entonces, se debe aplicar la Ley de Propiedad Horizontal, que desde su reforma de 2003 requiere el voto favorable de la mayoría de los propietarios que, a su vez, representen la mayoría de las cuotas de participación para obligarles a realizar obras de adaptación.

En relación a la vivienda particular, posiblemente sea conveniente y necesario realizar obras para readaptarla: ampliar las zonas de paso, instalas puertas correderas e incluso unificar estancias, como salón y cocina o dormitorio y baño. Pues, es fundamental que la persona con movilidad reducida se pueda desplazar sin ayuda o sin lastimarse. Asimismo, es esencial que el cuidador pueda desempeñar todas sus tareas de asistencia sin correr ningún riesgo de lesión y con el mayor grado de bienestar posible. De este modo, se conseguirá una mayor calidad de vida para usuarios y cuidadores.

La sociedad española requiere ciudades y edificios accesibles, debido a su aumento de población mayor y a su elevado índice de personas con discapacidad

Diferentes inmobiliarias del territorio nacional han llevado a cabo la iniciativa de especificar en sus anuncios la adaptabilidad de sus viviendas. Desde el Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Cataluña recogen los diversos requisitos para que las personas con movilidad reducida gocen del mayor bienestar y calidad de vida:

  • Las puertas de acceso a la vivienda y estancias principales deben ser de 80 cm de ancho, para que una silla de ruedas pueda pasar sin dificultades. La instalación de puertas correderas facilita enormemente la accesibilidad.
  • Los agarraderos de paredes tienen que estar situados a una distancia adecuada, para que puedan usarse para mantener el equilibrio.
  • Los pasillos y puntos de giro tienen que ser fácilmente maniobrables con una silla de ruedas. Los pasillos en línea recta deben tener un ancho de 90 cm como mínimo. Se debe poder realizar un círculo de 120 cm de diámetro libre de obstáculos frente a la puerta de entrada.
  • Los suelos deben ser antideslizantes y sin irregularidades u obstáculos.
  • El alcance de una persona en silla de ruedas está entre 0,4 y 1,40 m de altura, de modo que enchufes y mobiliario debe adaptarse a estas alturas.
  • La altura de referencia es la de una mesa de trabajo, la encimera de la cocina o la pica del baño no deberán superar los 85 cm de altura.
  • El interior de los armarios debe estar organizado de forma que los objetos que se usan con más frecuencia sean fácilmente accesibles.
  • Frente a la puerta de la cocina y frente al fregadero, debe poderse realizar un giro de 1,20 m de diámetro, libre de todo obstáculo.
  • En el baño se debe poder acceder frontalmente al lavabo y lateralmente a la ducha. El suelo ha de ser antideslizante en seco y en mojado.
  • El lavabo no debe tener pedestal, debe estar colocado a 80 cm del suelo y tener una altura libre bajo él de 65 cm para permitir el acceso.
  • La ducha debe contar con barras de apoyo y sujeción, además de tener un asiento o banco en su interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *