La enfermedad de los mil rostros, la Esclerosis Múltiple

La enfermedad de los mil rostros, la Esclerosis Múltiple

La esclerosis múltiple es una enfermedad degenerativa, además de, crónica del sistema nervioso. Su origen es autoinmune, afecta a la médula espinal y al cerebro. El sistema inmunológico ataca a la mielina, esta es una sustancia presente en las fibras nerviosas (neuronas). Al deteriorarse la mielina se crean unas cicatrices denominadas esclerosis y en ellas aparece la inflamación.

Al presentar dicha inflamación, los impulsos nerviosos entre neuronas se vuelven más torpes o son interrumpidos, generando consecuencias al paciente. Los síntomas son tan distintos en cada persona que provoca que haya un diagnóstico rápido. Por este motivo, es conocida como la “enfermedad de los mil rostros”.  Pese a esto, el síntoma más frecuente es la presencia constante de fatiga.

Esta patología está presente en casi 2,5 millones de personas en todo el mundo, mientras que en España 47.000 personas la padecen. La falta de un diagnóstico precoz es uno de los principales problemas, ya que de está forma se podría frenar o limitar los signos de esta patología.

Se trata de la segunda causa de discapacidad neurológica entre pacientes de 20 y 40 años, según el registro realizado por la Esclerosis múltiple en España. Además, señalan como principales causantes el tabaco, la falta de vitamina D o el cambio de dieta.

La enfermedad suele manifestarse en adultos jóvenes, los cuales se ven obligados a reenfocar su carrera laboral y sus proyectos vitales. Debido a que la constante fatiga, la pérdida de equilibrio o el mareo puede afectar a sus tareas laborales.

Innovación en la investigación de mieloma

La Universidad de Oviedo presenta un proyecto de investigación reconocido de forma internacional. En este busca conocer las causas del mieloma y la esclerosis múltiple, ya que de esta forma será más fácil encontrar y desarrollar futuros tratamientos. Los investigadores están considerando que el origen de esta patología sea infeccioso. En esta investigación también participa el Centro Nacional para la Información Biotecnología de Estados Unidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *