La delfinoterapia, el mejor tratamiento acuático para niñas y niños con discapacidad

La terapia con delfines es un tratamiento acuático que consiste en entrenar a uno o varios delfines para posteriormente realizar baños con niños y niñas con discapacidad, mejorando así algunas de sus capacidades físicas, emocionales y cognitivas. Los niños con síndrome de Down, autismo y parálisis cerebral son los que mejores resultados han obtenido con la delfinoterapia.

Cada vez son más las personas que se decantan por la terapia con animales para ayudar a eliminar sus miedos o mejorar sus capacidades físicas o sociales. La terapia con perros es una de las más conocidas y de las que más resultados tienen, pero existen otras con animales menos usuales que también tienen multitud de beneficios para la salud de las personas con discapacidad.

En el caso de la delfinoterapia, el tratamiento consiste en baños de entre 15 y 30 minutos, en el que los niños están acompañados en todo momento de un especialista para realizar las actividades previstas. Los delfines son conocidos por ser animales con gran sensibilidad y muy amigables con el ser humano. Asimismo, estos mamíferos producen unas ondas ultrasónicas que mejoran el funcionamiento de los hemisferios cerebrales y las conexiones entre sus neuronas.

No existe una edad concreta a la que realizar terapia con animales. La delfinoterapia es un tratamiento para todas las edades. Aunque suele funcionar mucho mejor con niños. También es importante que las personas con discapacidad se sientan cómodas con estos animales, así como introducir de forma progresiva la actividad, ya que de otra forma podría llegar a ser una terapia traumática.

Beneficios de la delfinoterapia

  • Reducción del estrés
  • Reducción de la tensión
  • Supresión o reducción del miedo
  • Mejora del sistema nervioso
  • Favorece la comunicación y el lenguaje verbal
  • Mejora de la capacidad de autocontrol
  • Favorece las relaciones sociales
  • Favorece el tono muscular
  • Estimula la capacidad cognitiva

Sin embargo, debe tenerse en cuenta que en cada caso es diferente, y las terapias son individuales. Por lo que los beneficios obtenidos de cada terapia dependerán de las capacidades y habilidades del niño, así como de los objetivos que se quieran conseguir.

¡Todo es cuestión de tiempo y actitud, y con buena voluntad, los resultados serán positivos!

Reportaje Delfinoterapia – Fundación Aqualandia-Mundomar


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *