La COVID-19 evidencia y aumenta la brecha digital de las personas con discapacidad

La COVID-19 evidencia y aumenta la brecha digital de las personas con discapacidad

La COVID-19 ha evidenciado multitud de problemas que tienen las personas con discapacidad en su día a día. Uno de ellos es la brecha digital de las personas con discapacidad. Las nuevas tecnologías pueden favorecer la inclusión social y laboral. Sin embargo, el 45% de las personas con discapacidad manifiestan que les parece “muy complejo y avanzado” el uso de las nuevas tecnologías. Por su parte, un 32% encuentra problemas de accesibilidad, al no poder utilizar diferentes dispositivos, debido a incompatibilidades derivadas de su discapacidad.

La Fundación Adecco ha presentado el Informe Tecnología y Discapacidad, que ha estudiado el caro de 300 personas con discapacidad de entre 18 y 50 años. Se han realizado multitud de encuestas para obtener unas conclusiones que evidencian la dificultad en la relación de las personas con discapacidad y las nuevas tecnologías.

Las nuevas tecnologías y la inteligencia artificial nacieron para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad. Pero, la COVID-19 ha mostrado una realidad totalmente diferente, que se debe analizar exhaustivamente. Actualmente, son muchas las personas que encuentran barreras a la hora de acceder a las nuevas tecnologías. La brecha digital de las personas con discapacidad puede acabar en una exclusión absoluta, en una situación donde el ámbito digital ha cobrado un protagonismo y una relevancia sin precedentes.

Las personas con discapacidad forman un colectivo que está muy expuesto a la exclusión social y laboral, ya que su participación en el mercado laboral es muy inferior a la media, con tasas de desempleo elevadas. De hecho, una de las grandes consecuencias de la COVID-19 es la caída en la contratación de las personas con discapacidad. En los últimos 7 años se ha registrado un crecimiento constante en la contratación de personas con discapacidad. Sin embargo, con la crisis del coronavirus se han firmado 31.943 contratos, un 33,7% menos respecto al año anterior.

 La brecha digital evidencia la falta de accesibilidad y el acceso a internet de las personas con discapacidad. En las encuestas realizadas, un 45% de los participantes han manifestado que encuentran barreras a la hora de utilizar las nuevas tecnologías. Un 42% declara que le parece “muy complejo y avanzado su uso”, mientras que un 32% dice que tiene problemas de accesibilidad para utilizar diferentes dispositivos. Por su parte, un 20,6% desconfía del ámbito digital y declara tener “miedo” a ser engañado. Por último, el 15,9% expresa que carece de recursos económicos para comprar y adquirir nuevas tecnologías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *