La accesibilidad del servicio taxi para las personas con discapacidad o movilidad reducida

El servicio de taxi es un medio de transporte muy necesario para las personas con discapacidad o con movilidad reducida, ya que la falta de accesibilidad en el transporte público les afecta gravemente. Este servicio suele estar disponible en todas las ciudades y municipios del mundo y permite la utilización de un vehículo de tamaño reducido para una persona o un pequeño grupo de personas con y sin discapacidad.

En los últimos años, han surgido más taxis que cuentan con la condición de accesibles. Sin embargo, todavía existen problemas de accesibilidad en el servicio de taxi. Es necesario resolver estas dificultades, para que las personas con discapacidad o con movilidad reducida puedan disponer de un número suficiente de taxis adaptados.

Los elementos que garantizan la accesibilidad integral a un servicio taxi son los siguientes:

  • Solicitud del servicio: El usuario debe contar con la posibilidad de poder demandar el servicio de forma autónoma, a través de diferentes medios de comunicación: página web, app móvil, teléfono, etc.
  • Elementos generales: El entorno donde se encuentre el usuario debe ser totalmente accesible. Es decir, el edificio público o privado debe contar con una parada de taxis cerca de la puerta. Además, el trayecto de la salida del edificio hasta la parada de taxis debe estar libre de cualquier obstáculo.
Plaza de aparcamiento reservado para el servicio taxi
  • Acceso al vehículo: El acceso al vehículo debe ser fácil, cómodo y sobre todo seguro. La altura del hueco para el acceso debe ser de 1,30 m como mínimo. Por su parte, la anchura del mismo hueco debe ser de 70 cm como mínimo, pero se recomienda que sea de unos 80 cm.
  • Elemento de ayuda en el acceso: Para hacer más sencillo el acceso se utilizarán rampas que deberán tener una pendiente máxima del 30%, si se usan con ayuda, y del 10% si se usa individualmente por el usuario en silla de ruedas. Por su parte, la rampa tiene que medir 80 cm de ancho y debe soportar un peso de 250 kg apoyados en el centro de su vano.
  • Superficie de alojamiento del interior del vehículo: El vehículo tiene que disponer en su interior de espacio para alojar a una persona en silla de ruedas, como mínimo. Este espacio debe contar con una longitud de 1,20 m y una anchura de 70 cm. Por su parte, la altura debe ser de 1,40 m como mínimo.

La silla de ruedas Kahlo tiene unas dimensiones que se adecuan a las medidas mínimas de cualquier superficie interior de un vehículo taxi adaptado. Y es que, la longitud de la silla de ruedas Kahlo es de 1, 15 m y la anchura es de 63 cm. Además, su altura es de 1,08 m. Por lo tanto, se acomoda completamente a cualquier superficie de un vehículo taxi adaptado para pasajeros que sean usuarios de sillas de ruedas.

  • Seguridad de la persona en silla de ruedas viajando en el coche: La superficie donde esté alojado el pasajero en silla de ruedas debe tener un dispositivo de anclaje, que soporte la fuerza de tracción, torsión y flexión a la que se puede exponer la silla de ruedas.
  • Acceso para las personas con movilidad reducida que no sean usuarias de sillas de ruedas: El vehículo debe contar con un escalón suplementario para hacer accesible el acceso a su interior de las personas con movilidad reducida. Pues, hay diferentes casos donde la altura existente entre la calzada y el piso del vehículo es muy elevada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *