La accesibilidad de las instalaciones deportivas

El deporte aporta numerosos beneficios a todo aquel que lo practica. Para que las personas con discapacidad puedan disfrutar de ellos, el deporte y las instalaciones para la práctica deportiva deben ser íntegramente accesibles para todos los públicos. Además, el deporte facilita la creación de relaciones sociales. Por lo tanto, fomenta la integración y la inclusión de las personas con discapacidad.

La accesibilidad es un derecho de todos y para todos, que también se debe cumplir en las instalaciones deportivas. Pues, las personas con discapacidad deben contar con la posibilidad de asistir y acceder a cualquier pabellón, recinto deportivo, estadio de fútbol, pistas de esquí, etc.

Hay que tener en cuenta diferentes aspectos para asegurar una accesibilidad íntegra en las instalaciones deportivas:

  • Transporte público: En primer lugar, el transporte público debe ser totalmente accesible, para que la persona con discapacidad pueda acudir a cualquier instalación deportiva con total comodidad. Además, los aledaños del recinto deportivo deben contar con paradas de transporte público accesibles y disponer de plazas de aparcamiento reservado para las personas con discapacidad.
  • Acceso a las instalaciones: Las puertas interiores y exteriores de los accesos deben tener una anchura adecuada para que todos los asistentes puedan acceder al interior del recinto deportivo. Además, entradas deben tener rampas y taquillas accesibles para las personas con discapacidad.
  • Interior de las instalaciones: El interior del recinto deportivo debe ser totalmente accesible. Para ello, debe tener amplios pasillos que permitan una cómoda y segura movilidad de las personas con discapacidad. Además, los mostradores y aseos deben cumplir con la normativa para ser totalmente accesibles.

La silla de ruedas Kahlo cuenta con un sistema de tracción central, que permite que el usuario pueda maniobrar con total comodidad y seguridad en entorno interiores de espacio reducido. De este modo, favorece la movilidad del usuario en cualquier recinto deportivo. Además, su sistema de elevación de asiento permite adecuar la altura del usuario a cualquier mostrador. Y la grúa incorporada de Kahlo permite que el usuario pueda realizar sus labores de higiene en cualquier aseo adaptado de los recintos deportivos.

  • Señalización: Las señales y paneles informativos exteriores e interiores deben cumplir con los requisitos de accesibilidad. Para un posible caso de evacuación, los sistemas de alarma deben contar con señales de voz e iluminación, para que sean totalmente accesibles.
  • Pistas: El acceso a las pistas debe ser totalmente accesible para las personas con discapacidad y movilidad reducida. De este modo, el pavimento debe ser totalmente antideslizante, para que garantice la seguridad de todos los públicos. En caso contrario, el recinto debe contar con material adaptado para que todas las personas tengan la oportunidad de acceder a la pista.
  • Banquillos: Hay que tener en cuenta a las personas con discapacidad o movilidad reducida para los deportes que requieran banquillos. Pues, se debe disponer de un espacio reservado para los usuarios de sillas de ruedas, justo al lado del banquillo.
  • Vestuarios: Los vestuarios deben ser totalmente accesibles. La puerta de acceso debe tener una anchura mínima de 80 cm. En el interior, se debe contar con bancos accesibles y un espacio libre de 1, 50 m de diámetro como mínimo, que permita la movilidad de una persona con silla de ruedas en su interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *