Integración y bienestar para la navidad de las personas dependientes

La Navidad es época de reencuentros y reuniones familiares. Las personas dependientes pueden disfrutar de su entorno más cercano por unos días, hecho que en muchos casos no ocurre durante todo o gran parte del año. Estas temporadas vacacionales varían con el paso del tiempo y la edad, y las personas mayores pueden tener una percepción muy diferente de las vacaciones de la que pueda tener una persona joven o una familia.

Muchos hogares aprovechan los días más señalados de la Navidad para realizar convivencias entre todos los miembros. Convivencias en las que deben participar las personas dependientes. Es muy recomendable que se sientan parte del núcleo familiar. Pues, durante gran parte del año pueden llegar a sentir que no son importantes para su entorno más cercano. Si su dependencia es sólo física, no tiene ningún problema para adaptarse a las condiciones de cada familia y ser uno más en estas fechas tan señaladas. Si las circunstancias son otras, surgen dudas sobre cómo y dónde disfrutar de la Navidad, pero lo más importante es que la persona dependiente se sienta integrada y partícipe. Es fundamental contar con la opinión, en todo momento, de nuestro familiar más mayor o dependiente, así se conseguirá un mayor bienestar para todos.

Si la dependencia es por un deterioro cognitivo, hay que adoptar una postura diferente. Pues lo más importante es saber cómo actuaría dicha persona, qué elegiría, si pudiera hacerlo, para encontrar un disfrute y un bienestar común para toda la familia. Si el grado de dependencia es  elevado es la familia quien debe decidir. Es complicado y muchas veces solo se puede intuir en parte, pero intentarlo y poder regalarle también momentos especiales es una buena manera de que también tengan algo parecido a unas vacaciones.

Por otra parte, las personas mayores también tienen derecho a planear y planificar su tiempo de vacaciones sin contar con la necesidad de sus familiares. Desde hace tiempo, parejas o grupos de jubilados aprovechan estas fechas para visitar lugares tranquilos y desconocidos para ellos hasta el momento.

Nuestros mayores y dependientes deben disfrutar estas Navidades. Ellos son una parte importante de nuestra familia y nuestra sociedad. Por ello, merecen tener unos días en los que sientan lo que son: especiales e importantes para todos nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *