Inclusión educativa de las personas con discapacidad

Inclusión educativa de las personas con discapacidad

“Toda persona tiene derecho a la Educación”. Pues, la educación es una formación íntegra, que abarca el ámbito escolar obligatorio y post-obligatorio. Es decir, el tiempo que las personas con discapacidad son alumnos en cursos y centros ordinarios como específicos.

“El niño tiene derecho a recibir educación […] Se le dará una educación que favorezca su cultura general y le permita, en condiciones de igualdad de oportunidades, desarrollar sus aptitudes y su juicio individual, su sentido de responsabilidad moral y social y llegar a ser un miembro útil de la sociedad”. (Declaración de los derechos del Niño, art. 7; ONU 1959).

En 1990 la Declaración Mundial de la Educación para todos de la UNESCO reconoció la supresión de la disparidad educativa, con el objetivo de fomentar la universalización de la educación para eliminar la discriminación y la exclusión de grupos vulnerables.

La educación es un aspecto fundamental para lograr que cualquier persona tenga una vida plena, de decisiones libres, aspiraciones y oportunidades. Por ello, la educación y la inclusión son dos asuntos muy ligados a la ética, y deben ir más allá de la educación en las aulas para transformarse en retos sociales, donde todos tenemos parte de responsabilidad.

Se debe enseñar habilidades académicas, personales y sociales, de una manera activa y participativa. Y es que, la escolaridad traspasa la escuela. Pues, implica educación y formación de la persona, desde una perspectiva integral y no sólo desde presupuestos académicos. El objetivo final es el progreso de cada persona estudiante, con independencia del apoyo que necesite. “La educación tiene por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana”. (Declaración Universal de los Derechos Humanos, art. 26 ONU. 1948).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *