Una familia, que tiene a una hija con tetraplejia y carece de piso adaptado, ha perdido casi toda su paga por dependencia

Una familia, que tiene a una hija con tetraplejia y carece de piso adaptado, ha perdido casi toda su paga por dependencia

Carme Velázquez, Joan Giménec y Macarena Giménez en su piso de 40 m² / Imagen del diario La Vanguardia de Xavier Cervera

Macarena Giménez tiene una parálisis cerebral espástica, es tetrapléjica, ciega de un ojo y apenas puede ver por el otro. Además, tiene las caderas luxadas y sufre a menudo brotes psicóticos. La joven de 28 años tiene reconocida una discapacidad del 94% y el grado III de gran dependencia. En 2009, se le asignó a Carme Velázquez, su madre, una prestación como cuidadora no profesional de más de 500 euros al mes. Esta prestación fue aprobada por la ley de depdencia que entró en vigor con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2006.

El pasado 12 de marzo, Carme Velázquez de 64 años y Joan Giménez de 71 años recibieron la primera notificación de las tres resoluciones que recibieron en poco más de dos meses Esta primera carta de la Dirección General de Protecció Social de la Generalitat de Catalunya les informa que la ayuda pasa a ser de 36,30 €. La familia aún desconoce el motivo de la modificación de esta prestación por dependencia. El Departament de Treball, Afers Socials y Familia expuso a La Vanguardia, que está investigando el expediente, para comprobar a qué tipo de ayudas puede optar la familia de Carme y Joan.

La abogada y asesora de la familia, María Luz Serrano, ha presentado varios recursos argumentando que la familia no ha experimentado ningún cambio en su vida, para que se produzca el recorte en su paga por dependencia. Además, expone que Macarena reúne todo los requisitos que exige el Programa Individual de Atención (PIA), para que su madre continúe recibiendo la cantidad que en su día le aprobaron.

No se prevé que el recurso prospere, ya que el Consorci de Serveis Sociales de Barcelona, argumenta una “incompatibilidad” entre las distintas ayudas que recibe la familia. Se defiende en que Macarena asiste a un Centro de Terapia Ocupacional y que, por lo tanto, se debe reducir la prestación como cuidadora de su madre. “La Ley estatal de dependencia y la normativa catalana prevé incompatibilidades: en estos casos prevalece la prestación del centro ocupacional, el recurso principal, y se reduce el pago al cuidador”, indican fuentes municipales.

La vivienda de Macarena Giménez carece de accesibilidad

Sin embargo, el recorte de la paga de Carme como cuidadora no es el hecho más reseñable. “Lo del piso es escandaloso e incomprensible”, lamenta su abogada. “¿Cómo puede ser que esta familia no tenga acceso a una vivienda adaptada a personas con movilidad reducida?”, incide el técnico de Dincat Plena Inclusió. No será porque Joan y Carme no la hayan solicitado: “Hace 22 años que pedimos una vivienda de Protección Social adaptada a nuestras necesidades, pero nunca nos la han concedido”, explica Carme.

El piso de Sants, donde viven es de 40 m² . Tiene una habitación, donde duermen Macarena y Carme, Joan duerme en el sofá. El edificio carece de ascensor, así que Joan y Carme suben y bajan por las escaleras a su hija a peso. Macarena pesa 60 kilos más la silla de ruedas. La familia ha ido realizando todos los trámites que solicitan los diferentes equipos municipales que han regido la sede del distrito Sants-Montjuïc, para acceder a una vivienda adaptada. “Hace un tiempo le expusimos nuestra situación a la regidora del distrito Laura Pérez. Le explicamos que necesitamos un espacio con una mínimas condiciones de accesibilidad: al menos un lavado para asear a Macarena y un ascenso. Nos atendió y nos dijo que es inaceptable que tengamos que vivir en estas condiciones, pero a la hora de la verdad no nos dan ninguna solución”, argumenta Carme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *