El reto de lograr una Semana Santa accesible

Este año la Semana Santa se celebra desde el 14 al 21 de abril. Esta fiesta, de origen cristiano, se celebra para conmemorar la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús Nazaret. La festividad, de intensa actividad litúrgica para los cristianos, se inicia el Domingo de Ramos y finaliza con el Domingo de Resurrección.

Independientemente del significado religioso de la Semana Santa, muchos son los no creyentes que también la celebran, ya sea porque mucha gente se toma vacaciones laborales durante la fecha, o simplemente para disfrutar estos días con familiares y amigos. Las personas aprovechan la Semana Santa para visitar sitios turísticos, donde son famosas las procesiones y actos propios de la festividad.

Sin embargo, no todas las ciudades españolas son accesibles para que las personas con movilidad reducida u otras discapacidades puedan disfrutar de las calles con total tranquilidad y comodidad. Por eso, en este post hemos reunido algunos de los requisitos que se deben cumplir para garantizar el pleno derecho de las personas con discapacidad de disfrutar de las fiestas populares.

En algunas Comunidades Autónomas, como en el caso de Andalucía, tienen su propia Ley sobre accesibilidad en fiestas populares (Decreto 293/2009), donde se incluye la obligatoriedad de hacer las infraestructuras, instalaciones, ferias, mítines y actos conmemorativos, como la Semana Santa, accesibles para todos los ciudadanos. 

Requisitos para lograr una Semana Santa accesible

  • Espacios reservados exclusivamente para las personas con discapacidad en actos, conciertos, procesiones y otros eventos por el estilo. Durante la celebración de las fiestas populares, las calles tienden a colapsarse de gente. Por lo que es importante garantizar que las personas con movilidad reducida también podrán disfrutar de los pasos de Semana Santa de forma cómoda y segura.
  • Plazas de aparcamientos reservadas para personas con discapacidad. Así, como la seguridad necesaria para garantizar que esas plazas de aparcamientos estén ocupadas solo por personas que tienen la tarjeta de aparcamiento para personas con discapacidad.
  • Baños adaptados con las dimensiones y utensilios necesarios. Por ejemplo, el aseo accesible debe ser identificado por el símbolo internacional de Accesibilidad.
  • Durante la Semana Santa son también típicos los eventos en Centros Culturales y Salas de la Cultura. Por lo tanto, es importante que estos edificios también cumplan con los requisitos mínimos de accesibilidad (ascensores, rampas, baños adaptados, señalización correspondiente….).
  • Los mostradores de atención al público también deben estar adaptados para las personas con movilidad reducida. Por ejemplo, mostradores con doble altura.
  • El transporte público también es un factor muy importante para llegar a estos lugares. Ya que no todo el mundo dispone de un coche o puede manejarlo durante estas fechas debido al colapso de las calles. Taxis, autobuses o el transporte ferroviario; todo ello debe estar plenamente adaptado y contar con las unidades necesarias para atender las necesidades de la población.
  • Puntos y stand de atención, donde se garantice el respeto y la seguridad de todos los ciudadanos, y donde las personas puedan denunciar si han sufrido una agresión o si se han sentido ofendidos por otra persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *