El origen de la lengua de signos española

El inicio de la lengua de signos española data del S.XVI, cuando un monje benedictino decidió enseñar a niños con sordera a comunicarse entre ellos. Actualmente, más de 1.064.000 personas presentan alguna discapacidad auditiva en España. La lengua de signos española tiene un total de 150.000 usuarios.

Las lenguas de signos son sistemas naturales de producción gestual y percepción visual, con estructuras gramaticales perfectamente definidas y distintivas de las lenguas orales con las que cohabitan.

Historia de la lengua de signos en España

Durante el S.XVI había en España gran cantidad de monasterios benedictinos. Los monjes de estos conventos debían guardar silencio, y fue ahí cuando la necesidad de comunicarse agudizó el ingenio, inventando nuevos sistemas de lenguaje, sin necesidad de usar el habla. El monje D.Pedro Ponce de León se dió cuenta de que si él era capaz de expresarse sin utilizar la voz, los niños sordos del colegio también aprenderían un sistema de signos común para comunicarse entre ellos.

Las lenguas de señas han sido siempre utilizadas por las personas para comunicarse. Por ejemplo, para negociar con grupos indígenas del Sur de América.

En 1851 el educador de personas con sordera, Francisco Fernández Villabrille, publicó el primer diccionario de señas españolas, titulado “Diccionario usual de mímica y dactilología”. El manual contaba con un total de 1.500 símbolos distintos. Aunque cabe destacar que el maestro Villabrille estaba siguiendo los pasos de Hervás y Panduro, el primer autor español en publicar un diccionario de “señas” en 1795. 

Durante el S.XIX se crearon los primeros colegios españoles para sordomudos y ciegos. Este sistema educativo supuso el inicio del desarrollo sistematizado de la lengua de signos española y catalana.

En el S.XX se produjeron numerosos encuentros nacionales e internacionales con el objetivo de conseguir el reconocimiento de esta lengua, que supondría la inclusión de las personas sordas en el sistema educativo, social y laboral.

Con respecto al ámbito legal, la Ley 27/2007 considera que las lenguas de signos españolas son todas las variantes usadas en España, incluyendo también la lengua de signos catalana.

Informe sobre la situación de la lengua de signos en España (CNLSE).

Silla de ruedas “Kahlo”: Conducción sencilla, segura y adecuada a las condiciones del entorno

Kahlo es una silla de ruedas eléctrica interior-exterior, que ofrece una conducción adaptada a todo tipo de necesidades. Su sistema de control VR2 otorga la posibilidad de acomodar la velocidad de la silla de forma electrónica en función del terreno y el entorno en el que circule. El sistema de tracción central permite un giro de 360º, favoreciendo así el uso de la silla en espacios reducidos. Además, Kahlo dispone de un eficaz sistema de luces LED, diseñado para garantizar la seguridad del usuario durante la conducción nocturna.

Descubre el nuevo concepto de silla de ruedas.

Usuaria en una silla de ruedas Kahlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *