El COVID-19 provoca que la ciudadanía permanezca en sus casas

El COVID-19 provoca que la ciudadanía permanezca en sus casas

El mundo entero se está enfrentando una nueva pandemia denominada COVID-19, la última vez que se determinó a un brote epidémico de tal magnitud fue en 2009. Esta última enfermedad viral está generando un gran revuelo en los medios de comunicación y en consecuencia, en la ciudadanía. 

El Gobierno Español declaró estado de emergencia hace un par de días y pidió a la ciudadanía que guardará cuarentena en su domicilio durante 15 días.

El riesgo de este virus se dirige a personas con una salud delicada, ya sea porque padecen una patología o se trata de personas mayores. El COVID-19 puede estar presente en una persona, es decir, dar positivo y que esta no presente un cuadro vírico. Los principales síntomas son fiebre, dolor de cabeza, fatiga, tos seca, disnea (dificultad para respirar) …

El factor que está generando tal nerviosismo es que es muy contagiosa, pero esto no debe suponer peligro alguno. Siempre que no pertenezca al grupo de riesgo, los principales afectados son aquellas personas que superan los 60 años y tienen algún problema de salud. Esta susceptibilidad en su sistema inmune facilita la infección y está agrava la enfermedad que padece. El riesgo está en las personas que padezcan de hipertensión, diabetes, enfermedades respiratorias, cáncer, problemas cardiacos o cardiovasculares.

Por este motivo muchos países han optado por una cuarentena y en consecuencia el teletrabajo. Se busca impedir que el grupo en riesgo pueda contagiarse. La ciudadanía debe ser más humana que nunca y pensar en los demás, quedarse en casa e impedir que se expanda.

Aquellas personas que presenten síntomas o hayan estado en contacto con alguien que de  positivo en COVID-19, pueden solicitar una prueba para saber si presentan el virus. El Gobierno ha declarado que la ciudadanía que no vayan a hospitales y centros de salud a solicitar dicha prueba, ya que en el caso de estar infectados se propagara con más facilidad. Por eso cada comunidad autónoma ha puesto un teléfono para pedir esta prueba.

En este periodo se espera que todas los ciudadanos sean lo más empáticos posibles, piensen en este grupo que pueden verse afectadas de forma crítica. Que tengan cabeza y no acaben con todos los productos alimenticios sin pensar en los demás. Se recalca la importancia de una constante limpieza en manos y rostro. Y sobre todo, que se tenga presente que nos afecta a todos en pequeña o grande medida. Todos tenemos abuelos, vecinos o amigos que pueden verse afectados. Hay que tener paciencia, tranquilidad y responsabilidad. #YoMeQuedoEnCasa no solo por mi sino por los que me rodean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *