El colectivo de la discapacidad reclama la anulación inmediata de la instrucción que cuestiona su voto

Parecía que se había acabado el debate tras el cambio legal del pasado 5 de diciembre de 2018, donde se defendía que las personas con discapacidad podrían votar con plenitud de derechos en España. Sin embargo, la última instrucción de la Junta Electoral Central sobre el derecho a voto de las personas con discapacidad no ha resuelto la polémica.

El Comité de Entidades Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) defiende la anulación de la instrucción, que ofrece la posibilidad de que agentes electorales puedan cuestionar las condiciones de voto de las personas con discapacidad.

CERMI explica que la instrucción contradice claramente la reforma electoral de diciembre de 2018, donde se recogía el derecho a voto de todas las personas con discapacidad, “restringiendo y debilitando el mandato legal que es categórico en favor del derecho de sufragio sin exclusiones”.

Las reacciones no han tardado en aparecer ante la instrucción “discriminatoria”. Tanto es así, que la eurodiputada Rosa Estarás también ha solicitado la anulación inmediata de la instrucción de la Junta Electoral Central (JEC), que pone en entredicho las condiciones de voto de las personas con discapacidad para las próximas elecciones generales del 28 de abril.

Por primera vez se ha permitido que las personas con discapacidad puedan votar, será el próximo 28 de abril, en las siguientes elecciones generales. La inclusión de más de 100.000 personas con discapacidad en el censo electoral debe ser total, sin condiciones y sin restricciones. Y es que, las personas con discapacidad tienen derecho de sufragio sin que se les cuestione el voto. Un hecho inaceptable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *