El 88% de hospitales y residencias tienen baños adaptados para personas con discapacidad o movilidad reducida

El 88% de hospitales y residencias tienen baños adaptados para personas con discapacidad o movilidad reducida

El ‘Primer estudio de la reforma de los espacios de baño en Hospitales y Residencias en España’ expone que el 88% de los hospitales y residencias en España tiene habitaciones con baños adaptados para personas con discapacidad o movilidad reducida. Este documento, encargado por Roca y elaborado por el Instituto de Investigación de Mercados y Marketing Estratégico Ikerfel, analiza cómo son y cómo se reforman los baños de hospitales y residencias en España.

La directora de servicios generales e infraestructuras del Hospital del Mar, Elisabet Izquierdo, dijo, durante la presentación de este trabajo, que “si no hay más baños adaptados es por falta de espacio, ya que las habitaciones son pequeñas y, en su momento, la normativa no obligaba”. Siguiendo este mismo hilo, Blanca Fernández de PMMT, entidad especializada en arquitectura sanitaria, señaló que “efectivamente, la mayor parte de las veces es por falta de espacio, ya que cada vez se muestra una mayor concienciación sobre la necesidad de adaptar los baños”.

“Los baños suelen estar adaptados únicamente para limitaciones motrices; sabemos que existen muchos más tipos de limitaciones en el uso de los entornos sanitarios, que por regla general no se tienen en cuenta, destacó Blanca Fernández. David Barrachina, jefe de infraestructuras, mantenimiento y servicios hoteleros del Hospital de Mataró y profesor de mantenimiento hospitalario en el máster ‘Arquitectura sanitaria presente y futuro’ expresó que “no es lo mismo un baño adaptado ahora que hace 10 años, se trata de una concepción que ha evolucionado y poco a poco se van aplicando actualizaciones”.

Principales motivos de reforma de los baños de hospitales y residencias

El desgaste y el mal funcionamiento son los principales motivos de reforma de baños, así lo refleja el estudio. Cabe destacar que, el mecanismo de cisterna es el elemento que más se reforma en un baño. Elisabet Izquierdo se manifestó al respecto: “Cuando un elemento tiene un gran desgaste lo tienes que renovar, pero mientras pueda funcionar correctamente no se piensa en reformarlo.

Por su parte, David Barrachina explicó que “el tipo de material y el acabado hacen variar mucho este tema, por ejemplo, según el material con el que esté realizado un baño su vida útil será muy distinta”. Albert Soriano, del Gremio de instaladores de Barcelona, expuso una de las posibles soluciones para solventar el problema relacionado con el mecanismo de las cisternas de los baños de hospitales y residencias: “Se trata de elementos pensados y diseñados para el uso doméstico, para los baños de centros sanitarios sería óptimo contar con un mecanismo de mayor resistencia y uso intensivo”.

Los baños y su escasa inversión para dotarlos de accesibilidad

“El espacio de baño es en el que se invierte menos, ya que hay otras prioridades en un hospital, como la adquisición de maquinaria para tratamientos médicos, por lo que es normal que el usuario valore mejor el centro o la habitación que el espacio de baño”, apuntó David Barrachina, quien dijo que “todo el espacio que quieras darle al baño lo quitarás a la habitación por lo que esta conclusión se alinea con la realidad”. Y es que, el estudio presenta que la valoración de los baños, por parte de los usuarios, cuenta con la puntuación más baja. La habitación o el centro en general tienen una valoración más alta.

Reformas en hospitales y residencias

Las reformas y la construcción de hospitales y residencias ha evolucionado con el paso de los años. “Antes, la inversión se hacía mayoritariamente en las zonas públicas de los centros, ahora vemos que cada vez se mira más por el confort de los usuarios-pacientes y las reformas se conviven pensando en sus necesidades”, argumentó Blanca Fernández. David Barrachina también se manifestó al respecto: “Las tendencias de diseño y la realidad siempre han ido con varios años de diferencia y las reformas que se puedan hacer ahora deberán ser con el espacio disponible, sin modificarlo, e intentar humanizarlo al máximo para que el usuario se sienta como en su casa, ya que cada vez es más exigente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *