¿Cómo realizar ejercicio en una silla de ruedas?

¿Cómo realizar ejercicio en una silla de ruedas?

Ejercitar el cuerpo ayuda a mantener una buena salud física, mejorar la seguridad para afrontar el día a día y aumentar la capacidad psicológica. Sin embargo, no siempre es fácil realizar una actividad física en una silla de ruedas. La falta de seguridad, la escasez de tiempo y el desconocimiento son los principales inconvenientes que suelen encontrar las personas con discapacidad física, para desarrollar cualquier tipo de ejercicio físico.

Hacer del deporte una rutina es uno de los primeros pasos que se deben realizar. De este modo, será posible establecer un plan de entrenamiento, acorde a tus necesidades y características. En cualquier caso, consulta con tu médico para que te recomiende diferentes ejercicios o te diseñe una tabla de entrenamiento adecuada para ti. Por otro lado, hay deportes colectivos adaptados para las personas con discapacidad física, donde es necesaria la ayuda de terceros para poder ejercitarlos.

El deporte tanto individual como colectivo tiene multitud de beneficios:

  • Mejora la forma física y el estado de salud en general.
  • Permite controlar tu peso y los problemas de digestión derivados de una postura fija en la silla de ruedas.
  • Aumenta la flexibilidad, la movilidad y la fuerza muscular.
  • Mejora la circulación sanguínea y la estabilidad de tu columna vertebral en la zona lumbar.
  • Te hará ganar mayor autonomía para tu día a día.

Entrenamientos en silla de ruedas

El calentamiento es fundamental a la hora de realizar cualquier tipo de ejercicio. Por ello, es muy importante que se haga un plan de calentamiento y estiramiento previo al ejercicio para poner a punto los músculos y evitar así cualquier tipo de lesiones. A su vez, los ejercicios de estiramiento reducen el estrés acumulado, el dolor y la presión muscular.

Para mantener tonificado nuestro cuerpo, lo más recomendable es moverlo en la medida de nuestras posibilidades. A continuación, te ofrecemos una serie de estiramientos y movimientos que puedes realizar en tu silla de ruedas:

  1. Entrelaza los dedos y estira los brazos por encima de la cabeza, con las palmas de las manos hacia abajo. A continuación, baja los brazos y repite el estiramiento, esta vez con las palmas de las manos para arriba.
  2. Estira una pierna en una silla o mesa. Con la pierna recta, doble el cuerpo sobre ella. Una vez estirado el cuerpo sobre tu pierna, intenta tocarla punta del pie si es posible.
  3. Coloca la mano izquierda en la parte posterior de tu hombro derecho, con el codo apuntando para arriba. A continuación, coloca tu mano derecha en tu codo izquierdo y haz presión para abajo. Una vez realizado, repite el ejercicio con el otro brazo.
  4. Estos simples ejercicios deben ser complementarios de otras acciones, como acudir a un gimnasio adaptado o realizar cualquier deporte colectivo adaptado. Consulta con tu médico, para que te recomiende que se ajusta mejor a tus necesidades y es mejor para ti.

Ejercicios de fuerza y resistencia

Puedes emplear pesas e incluso pesos libres o máquinas de musculación. Con este tipo de ejercicios fortalecerás brazos y tronco, justo las partes más utilizadas en el desplazamiento manual de silla de ruedas. Consulta con el personal del gimnasio qué ejercicios puedes hacer con la maquinaria del establecimiento.

Para ganar resistencia, normalmente se emplean unas bandas de resistencia, pequeñas y flexibles, que se colocan en la parte posterior de la silla de ruedas y ofrecen resistencia al tirar. Con estos ejercicios, fortalecerás la parte superior del cuerpo.

Ejercicios aeróbicos en silla de ruedas

Normalmente son deportes que se realizan en colectivo. Hay muchas modalidades, como el baloncesto, tenis, rugby, powerchair, etc. Son deportes perfectos apra potenciar tu salud cardiovascular y aumentar tu ritmo cardíaco. Otra alternativa más que interesante es el baile.

Ejercicios para mejorar flexibilidad en silla de ruedas

El yoga es el deporte rey destinado a la mejora de tu flexibilidad. Los ejercicios de este tipo ayudan a mejorar la flexibilidad, la concentración y la respiración. Son muy recomendables para las personas con discapacidad física.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *