Educación inclusiva: un arma para luchar contra la discriminación y la marginalidad

Este 24 de enero se celebra, por primera vez, el Día Internacional de la Educación desde que el pasado mes de diciembre la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó por consenso una resolución a favor de la importancia de una educación inclusiva, equitativa y de calidad para todos.

Es importante que la educación esté al alcance de todas las personas, ya que está demostrado que el saber es un arma muy poderosa para luchar contra la desigualdad, la pobreza, el machismo, la marginalidad y otros problemas de la sociedad actual. Sin embargo, y aunque esto se sabe, todavía falta mucho para la verdadera inclusión. Lamentablemente, la educación no está al alcance de todos, o al menos no de la misma forma.

¿Quieres saber qué es lo que hace tan especial a la silla de ruedas?

¿Qué es la educación inclusiva?

Se refiere al modelo educativo que pretende atender las necesidades de todas las niñas y niños, así como también personas que pertenezcan a otro grupo de edad, sin hacer uso de ninguna diferencia o discriminación. Pretende que todos estén dentro de una misma clase y que aquellas personas que lo necesiten tengan la atención adecuada a sus necesidades, sin necesidad de hacer uso de otra institución para llevar a cabo su educación.

El término de la educación inclusiva es muy utilizado para referirse a personas con discapacidad, pero el concepto engloba mucho más. Defiende la igualdad de las personas sin distinción de origen geográfico, religión, condición social y/o cultural.

“La educación inclusiva supone cambios y modificaciones en el contenido, los métodos, las estructuras y las estrategias, con un enfoque común que abarque a todos los niños de la edad apropiada y la convicción de que incumbe al sistema oficial educar a todos los niños”.


(UNESCO, 1994).

Beneficios de un sistema educativo  igualitario

Mejora el desarrollo de las habilidades sociales

-Apoya el crecimiento de valores como la unión, el respeto y la igualdad

-Impulsa el desarrollo de gran variedad de amistades

-Potencia el crecimiento personal y las capacidades individuales de cada niño

-Evita que algunos colectivos puedan caer en la marginalidad

-Mejora la autonomía y la autoestima en el caso de las personas con discapacidad

¿Quieres leer más artículos de este tipo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *