Los dormitorios y su correcta adaptación para garantizar una accesibilidad íntegra

Los dormitorios son estancias de descanso, de desconexión y relax. Por ello, las habitaciones de las personas con discapacidad deben estar correctamente adaptadas, de modo que sean totalmente accesibles. Hay que eliminar cualquier tipo de barrera que impida una estancia agradable y cómoda, tanto en la vivienda particular como en hoteles, albergues y todo tipo de alojamientos de hospedaje.

Para adaptar un dormitorio hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones, que garantizarán la accesibilidad integra de la estancia:

  • La anchura mínima recomendable de cualquier espacio de paso es de 90 cm, con espacios libres de 1,50 m de diámetro, que garanticen la maniobrabilidad en su interior.
  • Los interruptores y las bases de enchufe deben estar a una altura adecuada, al alcance de la persona con discapacidad que habite la estancia.
  • El dormitorio debe disponer de ayudas técnicas que ofrezcan la posibilidad de acceder a todo tipo de información. Por ejemplo, un teléfono adaptado a las características y necesidades de la persona con discapacidad.
  • Los accesos tienen que estar libres de obstáculos. De este modo, la persona con discapacidad podrá transitar por el interior de la estancia con total comodidad.
  • Para las transferencias de las personas con movilidad reducida, se recomienda disponer de grúas de transferencia. Con la silla de ruedas Kahlo se evita tener que contar con un producto de este tipo, que ocupa un gran espacio en el dormitorio. Y es que, la silla de ruedas Kahlo cuenta con un sistema de grúa, que permite realizar el movimiento de transferencia de un modo más cómodo, seguro y versátil, tanto en el dormitorio como en cualquier otro lugar de la vivienda particular u otro cualquier establecimiento de hospedaje.
  • El mobiliario debe estar bien colocado. De modo que, no entorpezca la movilidad de la persona con discapacidad. Además, los cajones, que deben tener asas redondeadas en lugar de pomos, deben estar a una altura adecuada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *