Los problemas físicos y emocionales de los cuidadores de personas dependientes

Los problemas físicos y emocionales de los cuidadores de personas dependientes

El papel del cuidador es esencial para muchas personas. No todas las familias pueden atender el 100% las necesidades de la persona dependiente, ya sea porque son personas mayores o por falta de cualidades físicas necesarias. Esta tarea tiene mucha responsabilidad.

Ser cuidador requiere de mucha implicación tanto afectiva como física. Es el acompañante diario de una persona, y esto puede afectar tanto a nivel emocional como físico.

La implicación del cuidador es de tal magnitud que, en muchas ocasiones, pueden sufrir lesiones graves o el síndrome del cuidador quemado. Este síntoma causa muchos problemas a nivel personal y profesional en la figura del cuidador. En relación a las lesiones, más del 40% se sufren debido a los esfuerzos físicos, sobre todo cuando hay que realizar el movimiento de transferencia. La forma más segura de realizar dicha acción es a través de una grúa de transferencia. Sin embargo, estos productos sólo se pueden emplear en la vivienda del usuario, debido a su robustez.

La silla de ruedas Kahlo garantiza el bienestar a los usuarios y sus cuidadores. Y es que, incorpora una grúa de transferencia, que permite realizar el movimiento de transferencia en cualquier lugar y momento que se requiera. De este modo, los cuidadores no deben de realizar ningún tipo de esfuerzo físico, sea donde sea que se efectúe la acción.

Art.2.2 de la Ley de Dependencia

El art.2.2 de la Ley de Dependencia recoge que son dependientes aquellas personas que requieren de ayuda para realizar actividades rutinarias como son ir al baño, vestirse, comer…

En el art. 26 se diferencian tres grados de dependencia:

  • Dependencia moderada, requiere de un apoyo mínimo. Puede ser ayuda una vez al día, solo para acostarse y levantarse.
  • Dependencia severa, una asistencia más repetitiva. Dos o tres veces, pero no requiere cuidador permanente.
  • Gran dependencia, requiere de un cuidador de forma total. Ante la falta de autonomía física, mental, sensorial o intelectual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *