Los cuidadores no profesionales y su trabajo oculto no reconocido

Los cuidadores no profesionales y su trabajo oculto no reconocido

Muchos cuidadores no profesionales trabajan más de 27 horas semanales sin remuneración. Por ello, más del 82% tienen que compaginar sus labores de asistencia con otro trabajo. Esta es la situación en la que se encuentran muchos cuidadores y cuidadoras no profesionales, según los datos recogidos en la encuesta Merck, sobre la situación de las personas encargadas de los cuidados de personas dependientes.

En España, hay más de 2,3 millones de personas dependientes, que en su mayoría son atendidas por cuidadores no profesionales: padres o suegros (54%), abuelos (19%), pareja (9%), hijos o hermanos (5%), envejecimiento (45%), discapacidad física (29%), enfermedades crónicas (20%), etc. Otro dato a tener muy en cuenta es que, los períodos de cuidados se suelen prolongar en el tiempo durante un período medio de más de 7 años.

El 45% de cuidadores no profesionales cuidan a personas afectadas por el envejecimiento general. Este porcentaje irá en aumento con el paso de los años. Según datos del INE, en 2068 podría haber más de 14 millones de personas mayores, un 29,4% de la población total. Cruz Roja señaló, en un comunicado, que “cada vez hay más personas mayores de 65 años por la mayor esperanza de vida”, y destacó que “envejecimiento y dependencia están estrechamente relacionadas”. También expresó que el perfil de la cuidadora principal no profesional es el de una mujer de entre 45 y 64 años. Y es que, el 55% de cuidadores no profesionales son mujeres de ese rango de edad. Asimismo, el 49% de las personas que reciben cuidados son mujeres.

Adoptar el rol de cuidador

Cuidar de una persona dependiente tiene un gran impacto en la vida de los cuidadores y las cuidadoras no profesionales. Especialmente, la presión económica, el impacto profesional y el tener que reducir o renunciar a tu puesto de trabajo son los impactos más frecuentes que suelen experimentar las personas cuidadoras no profesionales.

No descansar correctamente, dejar la salud propia en un segundo plano, no hacer ejercicio y desatender la vida social son otro de los fuertes impactos que pueden sufrir los cuidadores y las cuidadoras no profesionales. Todos estos aspectos derivan en episodios de ansiedad, que presentan el 68% de cuidadores no profesionales, y/o ansiedad, el 55%.

Cuidar de los cuidadores y cuidadoras no profesionales es tan importante como cuidar de las personas dependientes. De este modo, se generará mayor bienestar, comodidad y calidad de vida para ambos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *