Criterios generales para la selección de una silla de ruedas (Parte I)

Existen tres criterios de selección generales y una serie de criterios de selección más específicos, que detallaremos en un siguiente post. La adecuación al usuario, al uso y al entorno de utilización previsto son los criterios generales que se deben tener en cuenta a la hora de elegir una silla de ruedas. Y es que, la silla de ruedas se convertirá en una herramienta fundamental para el día a día del usuario y del cuidador. Por ello, se debe tener en cuenta diferentes aspectos, que mejoren la calidad de vida de usuario y cuidador.

  • Adecuación al usuario: La adecuación de la silla de ruedas al usuario supone que las dimensiones de la silla de ruedas deben ir acorde a las medidas corporales y el peso del usuario. Es aconsejable realizar un acondicionamiento al perfil clínico de la persona con discapacidad.
  • Normalmente, existen tres o cuatro tallas de sillas de ruedas para cada modelo. Dentro de cada tamaño, la silla de ruedas tiene la posibilidad de regular y adaptar sus dimensiones, para adaptarlas a las características y necesidades del usuario. Por su parte, la silla de ruedas también debe adaptarse a las necesidades clínicas del usuario, con la incorporación, si fuese necesario, de dispositivos específicos, como soportes, separadores de piernas, etc.
  • Adecuación al uso: La silla de ruedas debe estar preparada y acondicionada para las diferentes actividades que realice el usuario. Este aspecto está relacionado con las características personales de cada usuario: su profesión, actividades, aficiones, etc.
  • Adecuación al entorno: La silla de ruedas debe ajustarse a las medidas del entorno común donde será utilizada. Por este motivo, la silla de ruedas debe tener unas medidas y un sistema de maniobra que permita su cómodo manejo en cualquier lugar y entorno, sobre todo en aquel donde será utilizada por mayor tiempo.

La silla de ruedas Kahlo cuenta con unas dimensiones que se acomodan a cualquier entorno de espacio reducido. Además, su sistema de tracción central la convierte en una silla de ruedas preparada para ser utilizada en todo tipo de entornos reducidos. Por otro lado, se trata de una silla de ruedas de interior-exterior, otorgándole al usuario y al cuidador una autonomía que beneficia en la calidad de vida de ambos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *