Consejos para viajar con una persona con alzhéimer

Consejos para viajar con una persona con alzhéimer

El cuidado de una persona con alzhéimer es muy difícil y laborioso. Pues, la dedicación es total, tanto física como psíquica, ya que requiere de una atención absoluta para evitar que la rutina se convierta en una fuente de angustia. Si se planea un viaje, el cambio de escenario puede provocar cambios de comportamiento en la persona con alzhéimer. Por ello, es conveniente tener en cuenta diferentes aspectos, para controlar y sobrellevar la situación en todo momento.

Existe la posibilidad de que la familia cuidadora decida realizar el viaje para desconectar y tomar un ‘respiro’. En estos casos, puede planearse el ingreso temporal de la persona con alzhéimer en una residencia de personas mayores. Este aspecto cuenta con financiación en muchos municipios.

Si la familia se decide por la primera opción y realiza el viaje con la persona con alzhéimer, hay que tener en cuenta diferentes aspectos:

  • Preparar la documentación médica de la persona con alzhéimer: Es obvio, pero conviene preparar la documentación médica con previsión para que no se olvide nada. De este modo, la familia cuidadora debe contar con la tarjeta sanitaria, una lista de la medicación y sus dosis, el informe médico más actualizado, etc. En caso de disponer de seguro privado, se recomienda contar con una explicación sobre cómo actuar con la persona con alzhéimer.
  • Es recomendable que la persona con alzhéimer porte un brazalete o algún tipo de etiqueta con sus datos personales y el de algún familiar: La persona con alzhéimer debe llevar siempre los datos de contacto de algún familiar, así como los suyos propios. De este modo, pueden contactar con los familiares en caso de que la persona con alzhéimer se desorientase.
  • Un entorno familiar: Al realizar un viaje cambiamos de ambiente. Este hecho puede desorientar a la persona con alzhéimer. Por ello, se debe mantener un entorno lo más familiar posible en todo momento. De este modo, se recomienda llevar algún objeto personal o de la vivienda particular para mantener la rutina, que es positivo para la persona con alzhéimer.
  • Duración del viaje: Si el viaje dura más de 4 horas, se debe preparar con antelación una serie de objetos que aseguren el entretenimiento de la persona con alzhéimer.
  • Adaptarse a la persona con alzhéimer: Hay que ayudar a que la persona con alzhéimer no se sienta fuera de su entorno familiar. Para ello, es conveniente saber que cada persona necesita un período de tiempo para adaptarse a una situación o entorno.
  • Ser coherentes y tener expectativas realistas: Si la persona con alzhéimer tiene muy elevada la demencia, puede que la mejor idea sea optar por un viaje a nivel local o nacional, como mucho. También se puede considerar su ingreso temporal en una residencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *