Consejos para relacionarse con personas con Autismo

El 2 de abril se celebra el Día Internacional de Concienciación sobre las Personas con Autismo. El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es una alteración neurobiológica del desarrollo, que se manifiesta durante los tres primeros años de vida, y que afecta a uno de cada 160 niños, según la OMS. Este día se celebra para visibilizar la realidad y las necesidades del colectivo de personas con autismo y sus familiares. El lema de este año, “I ∞ autismo, una dinámica nueva para el autismo”, pretende promover un acercamiento al colectivo desde un punto de vista diferente.

¿Te ha pasado alguna vez que no has sido capaz de interactuar de forma correcta con una persona con autismo? En este artículo, te damos algunos consejos que pueden ayudarte, para que tanto tú como la otra persona, os sintáis cómodos durante la conversación.

Ahora puedes elegir el color de tu silla de ruedas Kahlo
Leer más sobre Kahlo

  1. Ten en cuenta a la persona antes que a la discapacidad: Por ejemplo, si tienes una amiga con autismo es muy importante que no hables de ella como “mi amiga, la autista”. La opción correcta es “Mi amiga Laura”. Las personas con autismo tienen necesidades especiales que no deben pasarnos por alto, pero eso no significa que haya que tratarlos como niños, o como si la discapacidad fuera el único elemento destacable de su personalidad.
  2. Respeta el espacio personal de las personas con autismo: Todas las personas tienen un “espacio vital” que les rodea. Una zona que les hace sentirse cómodos al comunicarse con otras personas. Bien, en el caso de las personas con autismo, este espacio debe respetarse todavía más, ya que si no lo hacemos correctamente podrían ponerse nerviosos, sentirse incómodos o incluso ser agresivos para “defenderse” de aquello que perciben como una amenaza.
  3. Conoce a la persona con la que estás interactuando: Cada uno tenemos unos rasgos de personalidad que nos diferencian de los demás. Por eso, no todas las personas con TEA son iguales. Cada una tendrá unas necesidades específicas que tú debes descubrir, entender y respetar. Una opción para conocer más a la otra persona, así como a las circunstancias que la rodean, es preguntarle directamente acerca de sus pensamientos y emociones. Pero cuidado, esto solo debes hacerlo si tienes o crees tener la confianza suficiente para saber que la otra persona no lo malinterpretará o se sentirá atacado por tus palabras. Si en tu caso, tienes la confianza suficiente, no tengas miedo y pregúntale a tu amigo como se siente. Pero eso sí, con preguntas específicas y muy claras para que no pueda haber malentendidos. Por ejemplo: ¿Hay alguna forma en la que pueda ayudarte cuando te sientes estresado?
  4. Recuerda que las “estereotipias” ayudan a mantener la calma a las personas con TEA: Las estereotipias son esos comportamientos autoestimulantes que ayudan a mantener la calma a las personas con autismo cuando están estresadas. Por ejemplo, realizar movimientos con la cabeza, aplaudir o jugar con las manos, así como mecerse o chillar. No debes sorprenderte ni asustarte si ves a estas personas realizando estereotipias ya que es algo tan normal como respirar hondo cuando estamos nerviosos. Relájate, no los mires raros y si estas acciones te molestan, manten la calma tú.
  5. Las personas con TEA se sienten continuamente señalados y juzgados por personas cercanas a su círculo de confianza: Por eso, tu deber como amigo es recordarle que no te importa que sea diferente, que eso está bien y que te gusta su forma de ser. Esto ayudará a tu amigo a ganar algo de confianza, ya que seguramente sus padres y otros amigos estén continuamente “machacándolo” con su diferencia.

Artículo relacionado con el TEA: Claves para detectar el autismo durante la niñez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *