Consejos para realizar transferencias (Parte I)

Primera parte: personas sin movilidad o fuerza suficiente en un brazo y en una pierna del mismo lado

Existen muchas formas de realizar las transferencias o traslados del usuario de forma correcta. En muchos casos, el propio usuario es el encargado de realizarla sin ningún tipo de ayuda. En otros, los usuarios utilizan la ayuda de un acompañante o un cuidador, así como, otros soportes y herramientas técnicas que facilitan el movimiento. En este artículo, se darán algunas recomendaciones para hacer la tarea de forma mucho más sencilla y segura.

Para la redacción de este artículo, se ha visto conveniente separar el contenido en tres bloques distintos, en función de las limitaciones del movimiento del usuario.

  1. Personas sin fuerza y movilidad en una pierna y un brazo del mismo lado.
  2. Personas con fuerza y movilidad conservada en brazos y no conservada en piernas.
  3. Personas sin fuerza y movilidad en piernas y limitada en brazos.

Recomendaciones generales (para todos los casos):

  1. La superficie hacia la que se va a dirigir el traslado debe estar a la misma altura que la silla de ruedas (aproximadamente a unos 50 cm).
  2. La silla estará colocada junto a la superficie de destino, de frente o de lado.
  3. Orientar las ruedas delanteras hacia la superficie de destino, para no volcar.
  4. Frenar siempre la silla antes de iniciar la transferencia.
  5. Quitar reposabrazos del lado de la transferencia. Aunque, si esta se hace de manera frontal o trasera, no se quitan.
  6. Las transferencias normalmente se realizan sin quitar los reposapiés. Excepto en el caso de usuarios con movilidad en un brazo y en una pierna del mismo lado (como en la primera parte de este artículo). Así como, para aquellas personas que lo prefieran.
  7. Deslizarse al borde del asiento antes de hacer el traslado para evitar rozar con la rueda.
  8. Para realizar estas maniobras siempre hay que agarrarse del chasis de la silla y nunca de las partes móviles. Por ejemplo, si se utiliza un cojín de asiento, hay que tener especial precaución en que este no se levante ni se deslice.

Un ejemplo de un soporte técnico utilizado para facilitar el movimiento de transferencia del usuario es la silla de ruedas eléctrica de transferencia Kahlo. Una silla diseñada para mejorar el bienestar y la autonomía del usuario, así como para cuidar la salud de su cuidador/a. Kahlo es la primera silla de ruedas del mundo con una grúa incorporada. Gracias a este innovador sistema se consiguen reducir, en un 80%, el dolor y las lesiones que padecen las cuidadoras como consecuencia del sobre-esfuerzo realizando durante los traslados.

¿Quieres saber más sobre la silla que está revolucionando la movilidad?

En este caso, las recomendaciones irán destinadas a ayudar a personas que pertenezcan al primer grupo. Es decir, aquellos usuarios que no tengan la movilidad suficiente en una pierna y un brazo del mismo lado del cuerpo.

TRANSFERENCIA A LA CAMA

De la silla a la cama

  1. La silla de ruedas debe estar colocada de forma que el lado con mayor movilidad del cuerpo quede junto a la cama, mirando hacia los pies
  2. Apoyar los pies en el suelo
  3. No es necesario quitar el reposabrazos si se pone de pie
  4. Colocar la mano en el cabecero o en el piecero y apoyándose en la pierna sana ponerse de pie, girar y sentarse en la cama
  5. Subir las piernas

De la cama a la silla

  1. Sentarse en el borde de la cama
  2. Salir de la cama por el mismo lado que se entró, colocando l asilla mirando hacia el cabecero.
  3. Apoyar los pies en el suelo
  4. Quitar reposabrazos del lado de la cama
  5. Agarrarse al otro reposabrazos, impulsar y pasar a la silla

En caso de necesitar ayuda externa (de la silla a la cama)

  1. El cuidador o cuidadora se colocará frente a la cara del usuario
  2. Sostendrá el brazo sin movilidad, manteniéndolo entre su brazo y su cuerpo, y ejercerá presión a nivel de los omóplatos.
  3. La rodilla sin movilidad del usuario estará firmemetne sostenida entre las rodillas del acompañante.
  4. El peso del usuario se llevará delante apoyándolo en sus pies.
  5. Ejerciendo un ligero empuje hacia adelante y por debajo de los omóplatos del usuario, conseguirá levantarlo. El ayudante facilitará la rotación hacia la cama, controlando el movimiento de la pierna hemipléjica, sostenida firmemente entre las rodillas y los pies del acompañante.
  6. En caso de que el usuario sea una persona alta, la recomendación es que este coloque el brazo hemipléjico sobre el hombro del cuidador.

TRANSFERENCIA AL INODORO

  1. Abatir los reposapiés o levantar las paletas para apoyar los pies en el suelo.
  2. Si hay espacio a ambos lados del inodoro, el paso y salida se realizará por el lado menos afectado.
  3. Si sólo hay utilizable un lado del inodoro, se pasará por el lado sano y se saldrá por el lado afectado o viceversa.
  4. Hay que ser capaz de manejar adecuadamente la ropa, pues de lo contrario será necesario la ayuda de otra persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *