Consejos para generar mayor bienestar y calidad de vida en la relación dependiente – cuidador

Las personas dependientes y sus cuidadores deben conocer una serie de consejos, que les proporcionarán una mayor comodidad y seguridad. Los dependientes tienen unas necesidades específicas, que varían en función del grado de discapacidad y de la persona. Por lo tanto, es conveniente dominar aquellos aspectos que benefician la relación entre el cuidador y el dependiente. Pues, así se conseguirá un mayor bienestar y una mayor calidad de vida tanto para el dependiente como para su cuidador. A su vez, estas claves les conciernen a toda la población, ya que es necesario saber cómo cuidar de nuestros mayores y dependientes.

  • Comunicación entre dependiente y cuidador

El primer paso es escuchar al dependiente para saber cuáles son sus necesidades, así como sus comodidades, deseos, etc. Cada persona dependiente tiene un grado de dependencia, por lo que escucharle es fundamental en su cuidado. Además, se sentirá valorado y partícipe en el día a día. Pues, muchas personas dependientes llegan a sentir que son una carga para los familiares y cuidadores.

El rango de necesidades es muy amplio, por lo que hay que conocer a la perfección a nuestro dependiente, saber qué quiere hacer, qué le gusta hacer, qué desea en cada momento, cómo se comporta, etc. La comunicación dependiente – cuidador es esencial para lograr un mayor bienestar y una mayor calidad de vida.

  • Total disponibilidad y atención para cubrir las peticiones del dependiente

La persona dependiente puede requerir nuestra ayuda en cualquier momento del día, durante las 24h. Pues, cualquier tarea cotidiana se puede convertir en el mayor reto para nuestro dependiente. Por ello, se debe conocer a la perfección el informe médico de nuestro dependiente.

Para que el dependiente sufra las menores limitaciones en su día a día, nuestra disponibilidad debe ser total y absoluta, con el objetivo de proporcionarle todos nuestros servicios a lo largo del día.

  • Especial cuidado en los paseos

Las personas dependientes se exponen a largos períodos de rayo de sol cuando salen a la calle. Pues, al estar sentados en la silla de ruedas los rayos de sol impactan permanentemente sobre sus piernas. Para solucionar este problema, es necesario cubrir las piernas del dependiente para protegerlas de los rayos de sol. Por su parte, para las zonas más expuestas, como los brazos y la cara, es conveniente aplicar un protector solar para proteger al dependiente de quemaduras debidas a la exposición al sol.

  • Toma de decisiones, siempre enfocadas a las necesidades del dependiente

La elección de la silla de ruedas es fundamental para el bienestar y la calidad de vida del dependiente. Pues, su día a día va a estar ligado a ella. Por ello, hay que elegir una silla de ruedas acorde a las necesidades y características del dependiente, ya que cada persona tiene un grado de dependencia y unos rasgos básicos diferentes. La silla de ruedas se convertirá en una herramienta fundamental para el dependiente, quién pasará horas y horas sentado en ella.

La silla de ruedas debe contar con un respaldo y un cojín acorde al dependiente, para que éste no sufra ningún tipo de problemas en la piel, ni lesiones musculares y osteoarticulares.  Además, existen infinidad de artículos, que proporcionan mayor comodidad y seguridad al dependiente. En definitiva, la elección de la silla de ruedas es primordial, pero esto no queda ahí, sino que hay que diseñarla acorde al grado de dependencia y a las características del dependiente.

Por su parte, la ropa también puede generar problemas en el dependiente. Es conveniente usar un tipo de ropa cómoda, que no origine heridas en la piel del dependiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *