¿Conoces las condiciones que debe cumplir una máquina expendedora o un cajero automático para ser accesible?

Con el paso de los años, los cajeros automáticos han dejado de ser simples máquinas que sólo servían para sacar dinero. Hoy en día, los cajeros automáticos realizan numerosos trámites, desde sacar dinero hasta recargar la tarjeta del móvil o comprar entradas para algún espectáculo. Suelen estar ubicados dentro o fuera de la oficina bancaria y suelen tener una pantalla táctil o con botonera.

Por su parte, las máquinas expendedoras están a la orden del día. El desarrollo de la tecnología ha permitido su popularización. Y es que, las máquinas expendedoras están instaladas en todo tipo de recintos y establecimientos. Ya en el 2001, había más de 3.150.000 máquinas expendedoras en Europa.

Para que estas máquinas sean accesibles para todos, deben estar diseñadas acorde a ciertas normas, que faciliten su uso y mejoren su accesibilidad. Los elementos que garantizan una accesibilidad íntegra en cajeros y máquinas expendedoras son los siguientes:

  • En los locales públicos se debe señalizar la presencia de estas máquinas, con un pavimento diferenciado de 1,20 x 1,20 m delante del cajero.
  • Se deben instalar en espacios fácilmente identificables, que permita realizar un giro de 1,50 m de radio, justo delante del frontal de manipulación de la máquina.
  • Las máquinas expendedoras y los cajeros automáticos deben tener una altura máxima respecto al suelo de 0,85 m. Si sólo se puede manipular desde la parte frontal, la parte inferior debe tener un ancho de 0,85 m y un alto de 0,70 m como mínimo, para que permita la aproximación de una silla de ruedas.
  • La altura máxima de botones y pulsadores será de 1,40 m como máximo. De este modo, todos los botones deben tener unas dimensiones adecuadas para que cualquier usuario pueda pulsarlos.

La silla de ruedas Kahlo cuenta con sistema de elevación de asiento, que permite adaptar la altura del usuario en función del entorno. En este caso, el usuario puede utilizar el sistema de elevación de asiento de la propia silla de ruedas, para manipular, de un modo más cómodo, la máquina expendedora o el cajero automático.

  • La pantalla táctil de los cajeros automáticos debe estar ubicada a la misma altura que los botones, con una ligera inclinación de 15º a 30º.
  • Las bocas de entrada de monedas, billetes, tarjetas, etc. deben ser fácilmente localizables visual y táctilmente. Por lo tanto, resaltaran con un color diferente al del diseño de la máquina y con un pequeño relieve que la haga fácilmente localizable.
  • En caso de expender dinero, recibos o productos para recuperar tarjetas:
    • Los documentos deben sobresalir 3 cm como mínimo.
    • Las tarjetas deben sobresalir 2 cm como mínimo.

Puedes leer artículos similares:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *