La importancia de la accesibilidad en los parques para el desarrollo de los niños

Todos los niños y niñas necesitan espacios recreativos donde dejar volar su imaginación, socializar con otros niños y divertirse; sin importar cuáles sean sus capacidades.

La accesibilidad de todos los parques es un reto que hay que conseguir, ya que aunque cada día hay más lugares adaptados a las necesidades de todos los usuarios. Aún, hoy en día, todavía queda mucho por hacer.

Elementos que aseguran la accesibilidad

Los aparcamientos: Todos los parques deben tener un parking adaptado  en sus inmediaciones para personas con movilidad reducida. Este debe estar bien señalizado y tener las dimensiones mínimas establecidas (3,6 x 5m). Además, es aconsejable que se encuentre lo más cerca posible de algún paso de peatones.

El acceso principal: Muchos parques tienen un descenso de nivel en su entrada. Como solución se propone el uso de rampas de suave pendiente.

-Los caminos: Estos deben estar formados por terrenos llanos (pavimento anti-deslizante); o por el contrario, ofrecer una ruta accesible alternativa. Además, deben estar bien señalizados y ofrecer toda la información necesaria para su uso y disfrute (horarios, rutas alternativas, precauciones…).

Las ruedas de tracción central de la silla de ruedas eléctrica “Kahlo” garantizan al usuario la plena movilidad, ya que se adaptan a todo tipo de terrenos. Además, Kahlo cuenta con un sistema de luces LED para que los usuarios que quieran salir a pasear por la noche puedan hacerlo con total seguridad.

Usuaria en la silla Kahlo 

Senderos compartidos: Los caminos compartidos deben tener unas dimensiones mínimas que garanticen el paso de peatones, bicicletas y sillas de ruedas sin que ningún usuario corra peligro. La anchura debe estar situada entre los 1,60 y 3,00 metros para peatones y entre los 2,00 y 2,50 para las bicicletas. La separación de ambos rondará el metro de anchura.

Restaurantes: Si el parque dispone de bares u otros comercios. Estos también deben estar adaptados para la plena accesibilidad de los jardines. El interior de los locales contará con barras de menor altura que las convencionales, una entrada uniforme (o uso de rampa) y baños adaptados.

Los bancos: Los asientos de los mismos deben ser ergonómicos y deben contar con respaldo y apoya brazos. De este modo, la comodidad estará asegurada para todos los usuarios del parque. 

-En cada área de descanso debe haber habilitado un espacio mínimo donde colocar la silla de ruedas. Este debe ocupar un mínimo de 0,90m x 1,50m. La localización de estos espacios debe estar bien señalizada previamente mediante carteles en los senderos del parque.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *