Cómo debe ser el aparcamiento reservado para los vehículos privados de las personas con discapacidad

El transporte en vehículo privado es uno de los medios más empleados por las personas con discapacidad. La falta de accesibilidad en el transporte público ha provocado que el transporte privado se convierta en una necesidad para las personas con un alto grado de discapacidad. Sin embargo, el uso del vehículo propio requiere de accesibilidad en los alrededores de todos los edificios públicos, cerca del lugar de residencia de la persona con discapacidad, en los aledaños del lugar de trabajo, etc. De este modo, se debe contar con plazas de aparcamiento reservado para las personas con discapacidad en todas las zonas mencionadas.

En los últimos años ha mejorado el aspecto de accesibilidad relacionado con las plazas de aparcamiento reservado para las personas con discapacidad. En cambio, todavía existen situaciones y usos ciudadanos que no garantizan la accesibilidad íntegra de estos espacios reservados para las personas con discapacidad. Los problemas de diseño y ubicación limitan, en muchos casos, la eficacia de reserva de estas plazas. Por ello, las autoridades municipales deben asegurar el correcto uso de las plazas de aparcamiento reservado para los vehículos privados de las personas con discapacidad. Del mismo modo, se deben cerciorar de que todas cuentan con un diseño adecuado y una correcta utilización.

Hay que tener en cuenta diferentes aspectos para garantizar la accesibilidad íntegra de las plazas de aparcamiento para las personas con discapacidad:

  • Dimensiones: Las plazas de aparcamiento deben medir 5 m de longitud por 3,60 m de ancho, como mínimo. Si el aparcamiento cuenta con unas dimensiones de menor medida, debe contar con una zona adyacente que asegure la movilidad del conductor, para que pueda realizar el movimiento de transferencia con comodidad y absoluta seguridad.

La silla de ruedas Kahlo cuenta con un sistema de grúa incorporado, que permite realizar el movimiento de transferencia en cualquier lugar y momento que se desee, una forma cómoda y segura, tanto para el usuario como para el cuidador. Al estar la grúa incorporada en la propia silla de ruedas, el usuario podrá emplearla en cualquier lugar, entorno y superficie que requiera.

  • Ubicación: Las plazas de aparcamiento reservado para las personas con discapacidad deben estar ubicadas lo más cerca posible de los accesos peatonales y del propio edificio. Los itinerarios de salida y entrada de las zonas de aparcamiento deben ser totalmente accesibles y seguros, con reducción de bordillo o rampa.
  • Señalización: Los aparcamientos reservados para las personas con discapacidad deben estar correctamente señalizados, tanto de forma vertical como horizontal.
  • Número de plazas: Debe haber 1 plaza de aparcamiento reservado para las personas con discapacidad por cada 40 o 50 plazas de aparcamiento que tenga el parking.
  • Iluminación: Todo el recinto de aparcamiento debe estar correctamente iluminado, para que cualquier persona que lo transite pueda desplazarse con total comodidad y seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *